Ayuda | Navegar | Buscar | Contáctenos
logo de Infomed
     Home Page
    Navegar el Sitio
     Eventos
    Directorio
    Servicios
    Sistema de Salud
    Sitios de Salud
    Otros Sitios
    Revistas Médicas
    Acerca de Infomed
     Biblioteca Virtual
     Universidad Virtual
    Vigilancia en salud
    Telemedicina
    Recursos en Infomed
    Recursos en Internet
    Libros
    Obras de referencia
    Publicaciones seriadas
 


  


Discursos Pronunciados por el Ministro de Salud Pública de Cuba

INTERVENCION DEL DR. CARLOS DOTRES MARTINEZ, MINISTRO DE SALUD PUBLICA Y JEFE DE LA DELEGACION CUBANA A LA 49ª ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD

Distinguido señor Presidente:

Distinguido señor Director General:

Distinguido señores delegados:

Mis sinceras felicitaciones al Dr. ALBERTO MAZZA, Ministro de Salud de la República Argentina por su elección como Presidente de la 49ª ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD.

Deseo comunicarle nuestra decisión de colaborar junto a usted para el desarrollo exitoso de esta importante reunión.

Se nos ha solicitado centrar nuestra intervención sobre el tema COMBATIR LAS ENFERMEDADES, PROMOVER EL DESARROLLO, tomando como marco de referencia el INFORME SOBRE SALUD DEL MUNDO 1996.

La situación de salud que se refleja en el informe es realmente deprimente para un mundo que muestra tantos adelantos tecnológicos pero que a las puertas de un nuevo siglo tenga que enfrentar la cruda realidad que se muestra en el item 5 y que relaciono a continuación:

n El paludismo afecta a hasta 500 millones de personas al año, provocando no menos de dos millones de defunciones.

n Las infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores matan a al menos cuatro millones de niños cada año. La tuberculosis, que también se propaga de persona a persona, se cobra anualmente tres millones de víctimas.

n Las enfermedades diarréicas matan a casi tres millones de niños pequeños cada año.

n El virus del SIDA, ya ha infectado a 24 millones de los cuales al menos cuatro millones han muerto. En 1995 se registraron más de 330 millones de casos de otras enfermedades de transmisión sexual.

n La hepatitis viral 350 millones de personas son portadores crónicos del virus de la hepatitis B y otros 100 millones lo son del virus de la hepatitis C.

n Algunos tipos de cáncer son causados por virus (entre ellos los de la hepatitis B y C y parásitos. El 15% de todos los nuevos casos de cáncer podría evitarse previniendo las enfermedades infecciosas. El cáncer se ha diagnosticado 10 millones de nuevos casos en 1995.

Me pregunto: ¿ En qué latitudes y países ocurren los 17 millones de defunciones por enfermedades infecciosas, los países del norte o del sur?

Muchos son los desafíos que debemos enfrentar en este mundo y el mayor de ellos es el desafío del desarrollo.

Las corrientes neoliberales han aplicado recetas de ajustes que han hecho más difícil la vida sobre todo por los que malviven en este mundo.

Las actuales tendencias hegemónicas en los campos políticos y económicos, encuentran en el proceso salud-enfermedad la expresión más negativa de sus consecuencias y así lo refleja este informe.

Los nacidos bajo la sombra del subdesarrollo arrastramos esta tara como si fuera una carga genética hasta los últimos momentos de nuestras vidas, desde donde la perspectiva de muchos signos ostensibles del desarrollo, sólo sirve para recordar el retraso global que nos aqueja. No es la calidad de la vida lo que corre peligro en las inmensas mayorías de los países en desarrollo: es la vida misma.

El párrafo 10 refleja algo muy importante y es que como consecuencia de las crisis económicas y sociales que aún afectan a muchos países, se han desmoronado o todavía no se han creado, en los casos extremos, los sistemas de salud que deberían ofrecer protección contra la enfermedad.

Las desigualdades entre países ricos y pobres, grupos de población al interior de cada país, entre edades y sexos, se están acentuando. La mayor parte de la población mundial atraviesa cada fase de su vida, desde la infancia hasta la vejez, bajo un doble signo de pobreza y desigualdad y una doble carga de sufrimiento y enfermedad

¿Cómo y de qué manera vamos a enfrentar esta realidad sanitaria de hoy, si no se da solución a las causas reales que generan la pobreza?

Señor Presidente, distinguidos colegas:

No es sólo con solidaridad que podemos enfrentar este complejo problema, pues ella sólo representa la adhesión circunstancial a la causa o empresa de otros y opino que la salud de los pueblos es más que la adhesión circunstancial, pues demanda hoy más que nunca de todos, del país y los países sobre todo los desarrollados.

Es cierto que los países subdesarrollados debemos esforzarnos por llevar hacia adelante nuestro desarrollo pero en materia política, económica y social no podemos admitir que se pretenda equiparar los deberes de los países subdesarrollados con los desarrollados, pues con ello se pretende borrar la enorme deuda social acumulada que forma parte de la demanda de nuestros pueblos.

Si hablamos de equidad, solidaridad, ética, salud, desarrollo, justicia social, para que estos conceptos sean efectivos, se necesita establecer un flujo real de la cooperación internacional de los países desarrollados a los subdesarrollados que apoye las acciones de cada país y no la ahogue con sus condicionamientos.

Señores delegados:

La salud pública cubana entró en el último decenio de este siglo con indiscutibles logros en el estado de salud de la población, acumulando un importante potencial de recursos y experiencias pero bajo una difícil situación económica derivada de la desaparición de nuestros vínculos económicos con la antigua URSS y campo socialista y del cruel y genocida bloqueo económico y científico-técnico impuesto por mas de 30 años a nuestro país, hoy recrudecido por la unipolaridad del mundo mediante la Ley Torricelli y la Ley Helms-Burton que intenta además eregirse como gendarme de la economía internacionl.

Estos elementos han condicionado el reordenamiento y el reajuste de la economía cubana, tanto en el contexto nacional como el internacional y a su vez, han impactado sectores sensibles de nuestra sociedad entre ellas la salud.

Baste señalar que la economía cubana en los últimos cinco años logró superar el más dramático desafío de su historia. Sabemos que hoy en el mundo, todo analista serio no se pregunta si Cuba logrará sobrevivir y recuperarse, sino qué tiempo podrá tomar esa recuperación.

La salud pública en la situación actual se ha visto afectada en su clima laboral como en la disponibilidad de recursos materiales y financieros, generando: problemas de organización y gerencia, problemas de abastecimiento e infraestructura, problemas de salud emergentes y remergentes y problemas de los recursos humanos que laboran en el sector.

Las circunstancias excepcionales en que el sistema nacional de salud ha tenido que desarrollarse imponen a nuestro trabajo la voluntad política de siempre de Cuba en la salud de su pueblo, la imprescindible audacia, inteligencia y la convicción de que podemos ser capaces de prever, proyectar y desarrollar aún más avanzados programas de acción.

Nuestro sistema de salud, uno de los logros genuinos en el campo social de la Revolución cubana, ha contado siempre con la admiración, el respeto y el apoyo de muchas organizaciones y pueblos hermanos, los que sin lugar a dudas coincidirán con nosotros, en que es necesario preservarlos a toda costa, dado su ejemplo y trascendencia. En él se ven materializados muchas de las estrategias anheladas.

Los cubanos luchamos firmemente para enfrentar estos tiempos difíciles no sólo por nuestra voluntad de resistir y vencer, sino también porque hemos creado en estos años los factores propiciatorios del desarrollo que permiten asumir en medio de dificultades, pero con optimismo, los desafíos del presente, que en el caso de la Salud Pública, ha desarrollado una potente organización con un alto nivel científico-técnico y profesional, cuyos resultados son conocidos.

Las grandes inequidades inexistentes en el mundo de hoy son la única y más importante justificación de una reforma del sector salud. El triunfo de la Revolución cubana marcó el inicio de la reforma en el sistema de salud, el cual es un proceso de contínuo perfeccionamiento y que se puede ver en diferentes ámbitos del sector salud. Ejemplos de reformas, son los acaecidos en el proceso de desarrollo de la atención primaria en Cuba, donde en 1963 se delimitó la primera área de salud y se creó el primer policlínico integral. A mediados de la década de los setenta, ocurre otro cambio con la creación del modelo de medicina en la comunidad, que en 1984 se transforma en el Plan del Médico y la Enfermera de la Familia, que constituye hoy la base del sistema.

En consecuencia, se puede afirmar que en Cuba la reforma sectorial mas que un hecho puntual aislado ha sido un proceso permanente de cambio y perfeccionamiento, en la salud pública cubana . Mantendremos el principio del financiamiento totalmente público por el presupuesto estatal y la gratuidad en la prestación de los servicios como garantía de la cobertura y accesibilidad total.

Nuestra reforma está sustentada en un sistema nacional de salud único, equitativo, con acceso universal, gratuito y con financiamiento estatal.

En mi país, a pesar de la reducción en un 35% del PIB en 1994 con relación a 1989, se mantuvieron los gastos de salud con relación al PIB en un 7%, cuestión que no sucedió así en el resto de las Américas.

El programa de reajuste económico que se ha elaborado es de forma gradual, no cruenta y con la participación de la población, por lo que no hemos tenido masas de desempleados y se han subsidiado los que han quedado sin empleo, la economía cubana que soporta la salud pública creció en 0,7% en 1994, en 2,5% en 1995 y crecerá en un 5% en este 1996.

El proceso de reforma cubano actual se desarrolla con tres acciones básicas: la consolidación de los logros alcanzados en la salud pública, las reformas requeridas para potencializar lo anterior y la modernización necesaria del sistema nacional de salud. .

Hay un nuevo momento en el Sistema de Salud cubano en nuestras proyeccciones y en el ajuste del diseño, basados claro está, en nuestras propias experiencias, en las del mundo de hoy y en nuestra confianza enla doctrina del Socialismo y la Revolución en Cuba que nos han conducido a nuestros logros de hoy.

Hemos constituído los Consejos de Salud en la nación, las provincias y los municipios, que bajo la coordinación de la dirección de salud correspondiente y con la participación de todas las organizaciones comunitarias y no gubernamentales, hacen el análisis de la situación de salud en cada nivel para realizar las acciones intersectoriales que demande la solución de los problemas que afectan la salud de la población de cada territorio. Asimismo desarrollamos la estrategia de las comunidades por la salud o municipios por la salud, a través del Consejo Popular por la salud.

También hemos incluído dentro del estilo de trabajo, la constitución de quince equipos ad-hoc de especialistas que están trabajando en estos momentos sobre iniciativas, proyectos y revisiones de los aspectos fundamentales del trabajo de nuestro Ministerio; principalmente en la línea de atención primaria de salud, enfermería, calidad de la atención, atención al hombre, gerencia y sobre medicamentos, entre otros.

Debo manifestar que en en este último año de intenso trabajo, hemos obtenido resultados alentadores.

La situación de salud la estamos abordando a través de cuatro líneas fundamentales.

En primer lugar: La salud materno-infantil: En ella nuestros objetivos son mantener la tasa de mortalidad infantil por debajo de 10 x 1,000 nacidos vivos (9,4 durante 1995); reducir la mortalidad materna por debajo de 3 x 10,000 nacidos vivos (3,3 durante 1995); mantener en los límites actuales los indicadores relativos al índice de bajo peso al nacer (6,9% en la actualidad) y las tasas de mortalidad pre-escolar y escolar en 0,6 y 0,4 x 1,000 habitantes de la edad correspondiente y la tasa en menores de 5 años que en 1995 fue de 12,4 x 1000 nacidos vivos.

En esta área hemos priorizado la lucha contra: la sepsis, la toxemia, el bajo peso y los accidentes, así como mantener los servicios con la calidad requerida en las salas de terapia perinatal e intensiva, manteniendo la calidad de la atención prenatal, los hogares maternos, el parto institucional y la calidad del seguimiento del recien nacido y el menor de un año.

En segundo lugar: Las enfermedades transmisibles, donde mantenemos una especial atención con las Enfermedades de trasmisión digestiva, las de trasmisión sexual y la Tuberculosis en mayores de 60 años. Mantenemos libre a nuestros niños de 12 enfermedades prevenibles por vacunas, nos declaramos libres de poliomielitis en 1994 y hace tres años no tenemos casos de sarampión en el país y estamos en ocasión de esta 49 Asamblea solicitando la declaración de Cuba como territorio libre de esta enfermedad.

Otra de nuestras líneas de trabajo de hoy son precisamente las principales causas de moorbi-mortalidad en Cuba, como en los países desarrollados, se trata de las enfermedades crónicas no transmisibles : Tales como las cerebrovasculares, infarto del miocardio, hipertensión arterial, diabetes, el asma y el cáncer, entre otras, trabajamos en el control de sus factores de riesgo, en su diagnóstico y tratamiento oportuno, así como en la rehabilitación comunitaria. Este patrón se corresponde con la estructura de la población cubana, cuyo promedio de vida es de 75 años y con la mortalidad donde casi el 70% de las muertes son producidas por siete enfermedades crónicas y daños a la salud, donde tenemos el propósito de lograr importantes reducciones para el próximo siglo.

Nos hemos propuesto mediante el enfoque clínico, epidemiológico y social, abordar las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo, donde juega un importante papel los estilos de vida sanos.

Un programa que surge con prioridad es el del la atención al adulto mayor, ya que el incremento de la esperanza de vida al nacer que hemos experimentado y la disminución de la mortalidad, han determinado un aumento en el porciento de personas de edad avanzada. Este grupo por su vulnerabilidad lo hemos priorizado enfocando nuestras acciones hacia el riesgo social, la nutrición del adulto mayor, las acciones contra las enfermedades no transmisibles, sobre todo la osteoporosis, la demencia senil, los accidentes vasculares encefálicos y los accidentes y dentro de las enfermedades transmisibles, enfatizaremos en la lucha contra la tuberculosis, las enfermedades diarréicas y respiratorias agudas. Para este trabajo necesariamente estamos demandando el cambio de los esquemas tradicionales, buscando que la atención al adulto mayor sea en la propia comunidad. El cubano hoy vive 75 años, el cubano que tiene 60 años, vive 20 años más y el que tiene 80 años, vive 7 años más.

Señoras y señores, nuestro diseño y proyección estratégica en la salud cubana hoy se fundamenta en Reorientar y fortalecer el sistema de salud hacia la atención primaria en su pilar fundamental: el Médico y la Enfermera de la Familia. Contamos con poco más de 27,000 Médicos de Familia, lo que representa que cerca del 96% de la población cubana tiene atención por este programa. En Cuba tenemos un médico por 194 habitantes y nuestro énfasis seguirá en el Sistema de Medicina Familiar basados en la promoción de salud y en la prevención de enfermedades.

Estamos tambien enfrascados en la recuperación de la vitalidad de los hospitales, comenzando por los aspectos de organización, gerencia, eficiencia, calidad de la atención médica y nivel de satisfacción de la población.

Recuperando la vitalidad de los hospitales estamos recuperando una serie de aspectos de organización y calidad de la atención médica. Al mismo tiempo queremos hacer énfasis en la recuperación de recursos materiales.

Hoy Cuba tiene 6 camas x 1000 habitantes y en la medida que se vaya desarrollando la capacidad resolutiva en el orden técnico del Médico y la Enfermera de la Familia, las personas ingresarán menos en los hospitales, recibiendo cuidados domiciliarios por parte de este equipo de salud. Ello nos permitirá racionalizar el uso de las camas hospitalarias.

A pesar de las circunstancias económicas provocadas por el bloqueo, no hemos abandonado los programas para el desarrollo de las especialidades y tecnologías de punta junto al avance científico-técnico . Cuba ha desarrollado un grupo de programas de atención de primer nivel para garantizar la salud de la población, como son: programas de lucha contra el cáncer, de insuficiencia renal, de los cardiocentros, el diagnóstico precoz de anomalías congénitas, programas neonatales. Estos programas necesitan inversiones, así como organización, mucha inteligencia y creatividad, además de continuar desarrollando la industria médico farmacéutica cubana, la biotecnología en función de la salud y los equipos médicos cubanos para el sistema de salud.

Cuba hoy tiene la capacidad de producir el 87% de los medicamentos que consume.

Otros aspectos muy importantes del trabajo de la salud, son: la atención estomatológica, que demanda recursos monetarios considerables por su alta especialización y costo de materiales de importación; los servicios de óptica, donde también se hace necesario disponer de elevados recursos económicos para la producción de armaduras y cristales; así como el mantenimiento de los hogares de ancianos, impedidos físicos y hospitales psiquiátricos y por último, el transporte sanitario o ambulancias que requiere el sistema.Estos aspectos los hacemos a pesar de las restricciones económicas que nos imponen las condiones actuales.

La salud pública cubana y las estrategias que estamos implementando, constituyen una nueva etapa en nuestro desarrollo.

En estos momentos desarrollamos el Análisis del Sector Salud de Cuba por el Grupo Nacional con el acompañamiento de la Organización Panamericana de la Salud el cual contribuirá a:

- Apoyar las estrategias del Ministerio de Salud Pública en las acciones internas que serán necesarias acometer para la solución de los problemas evidenciados mediante la movilización de los recursos nacionales.

- La cooperación externa en el sector tanto en el sentido de movilizar los recursos que se necesitan así como ofertar las potencialidades existentes en el sistema nacional de salud a otros países.

En noviembre del pasado año, realizamos la reunión interagencial, donde presentamos el Análisis del Sector Salud en Cuba - Informe de Avance, lográndose la disposición de las agencias de Naciones Unidas para acompañar este proceso y el pasado mes de abril llevamos a cabo el Seminario de Consulta y Consenso con las Agencias y Países en Apoyo al Sector Salud en Cuba, con los objetivos de:

- Presentar y validar el Análisis Sectorial y el Resumen Ejecutivo con las agencias de Naciones Unidas y de cooperación, así como con los donantes potenciales.

- Discutir la matriz de problemas estratégicos y acciones derivadas del análisis a fin de sentar las bases para la elaboración del plan maestro de inversiones.

- Promover la incorporación, a partir del seminario, de agencias y países para acompañar la elaboración de los perfiles de proyectos prioritarios que se presentarán en la Reunión de Donantes, la que se realizará a principios del próximo año .

Es así como estamos enfrentando estos tiempos difíciles en los que debemos reconocer y agradecer el apoyo solidario de pueblos, gobiernos, organizaciones y personas.

Cuba, un pequeño país que en los últimos 25 años ha prestado cooperación técnica a 61 países con casi 25,000 médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud, reitera su disposición de seguir contribuyendo a esta noble tarea y se une hoy en esta Asamblea al éxito general que deseamos y al de todos mis colegas ministros en tan difícil situación de mantener la óptima salud para nuestros pueblos.

Muchas gracias.

 

 

Indice de Discursos