Ayuda | Navegar | Buscar | Contáctenos
logo de Infomed
     Home Page
    Navegar el Sitio
     Eventos
    Directorio
    Servicios
    Sistema de Salud
    Sitios de Salud
    Otros Sitios
    Revistas Médicas
    Acerca de Infomed
     Biblioteca Virtual
     Universidad Virtual
    Vigilancia en salud
    Telemedicina
    Recursos en Infomed
    Recursos en Internet
    Libros
    Obras de referencia
    Publicaciones seriadas
 


  


Discursos Pronunciados por el Ministro de Salud Pública de Cuba

DISCURSO DE MINISTRO EN SANTIAGO DE CUBA

8 DE MARZO

Hablar de la mujer, en el decir de Martí, es hablar de la cuna donde se forja la vida, es hablar de la madre, de la esposa, de la hermana y de la compañera de trabajo cotidiano. Al referirse a la mujer se piensa en el encanto de su sonrisa amable, en la ternura de sus palabras y en el calor de sus relaciones humanas. Pero, al hablar de la mujer, también debemos decir lo que ellas representan en el quehacer económico, político y social de los pueblos.

En la historia de nuestro país abundan las páginas de heroismo escritas por las mujeres. El ejemplo de Mariana Grajales, mujer de temple de acero en el que se forjaron e inspiraron las más recientes generaciones de cubanas en el amor a la Patria y en el desprendimiento total cuando se trata de la lucha por el derecho a la plena soberanía nacional.

En la última etapa de la guerra revolucionara muchas fueron las mujeres que sacrificaron su propia vida por el derecho a vivir en un mundo mejor, en una sociedad más justa.

Ahí están los nombres inolvidables de las hermanas Giralt y de Aleida Fernández Chardiet. ¿Qué cubano, en un día como hoy, no tiene en su mente a las heroinas del Moncada: Haydée y Melba; el ejemplo de Vilma? ¿Con qúe palabras describir esa conjunción de inteligencia y ternura, de comprensión y firmeza revolucionaria que devino en paradigma de la mujer cubana de hoy: Me refiero a Celia Sánchez Manduley.

Nuestro eterno agradecimiento a ellas por ese ejemplo que nos han legado y nuestro reconocimiento a las mujeres que hoy, desde cualquier rincón del planeta luchan por el derecho a una vida mas plena.

Y que decir de la mujer Santiaguera, por extensión oriental y cubana, que con su ejemplo y abnegación conocen de intuiciones transformadoras de lágrimas en sonrisa y de sufrimientos en consuelo. Ustedes llevan en sí mismas el alma de La Revolución, saben crecerse ante las dificultades y frente a las más difíciles circunstancias son capaces de trasmitir aliento con la sencilla y profunda magia de un beso.

En Cuba, desde que La Revolución triunfante declaró entre sus principios el de la plena igualdad social de la mujer y la puso en pie de lucha por el derecho a defender sus conquistas, muchas han sido las lecciones de su probada capacidad para alcanzar la victoria sobre cualquier objetivo que se propongan.

La eliminación de la discriminación de la mujer se prioriza como reinvindicación social en nuestro país. No cabe dudas que una de las transformaciones que mejor caracterizan el desarrollo social ocurrido en Cuba es, precisamente, el cambio operado en la vida y en el pensamiento de las mujeres.

Antes del triunfo de la Revolución, las mujeres representaban sólo el 12% de la fuerza laboral. Sin embargo, hoy trabaja practicamente la mitad de las mujeres en edad laboral. Ellas representan el 40,6 % de la fuerza de trabajo y el 62% de los técnicos y profesionales del país.

No hay practicamente ninguna actividad en la que, para dicha de los hombres, no este la presencia femenina: Miliciana y combatiente destacada en las unidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior; hábil constructora, obrera disciplinada, ejemplar maestra, digna y humanitaria trabajadora de la salud, excelenete investigadora, dirigente capaz, brillante intelectual e insustituible artista son expresiones cotidianas de su realizacion.

La presencia femenina en cargos de dirección es también muestra fehaciente de lo avanzado: El 28,8% de los dirigentes del país son mujeres. En la Asamblea nacional del Poder Popular representan el 22,8%; en el Consejo de Estado representan el 16,1% de sus miembros; en el Comité Central del Partido el 16,4% y en el Buró Político el 12%.

En nuestro Sector, las mujeres representan el 72% del total de trabajadores. Esta cifra es un poco superior en Estomatología y está alrededor del 90% en Enfermería y en los trabajadores de Servicios. Nos sentimos realmente privilegiados y orgullosos de contar entre nuestros trabajadores con una mayoría de mujeres. Gracias a su labor hemos alcanzado los resultados que hoy la Salud Pública muestra con orgullo al país y a todo el mundo.

A ello se puede añadir que al talento femenino, creador y revolucionario se deben importantes aportes y avances en la investigación científica en la esfera agropecuaria, en el sector de la salud, en la Industria Médico-Famacéutica, en la Biotecnología y en otras muchas ramas de la ciencia.

Conocedores de su alevado compromiso con el pueblo, nos hacen sentir muy seguros en la obtención de resultados superiores, en éste y los próximos años, para beneficio de la salud de nuestro pueblo.

No puedo concluir éstas palabras de homenaje y reconocimiento a nuestras mujeres, sin exhortarlas a que continúen nutriendonos con su ejemplo y vitalidad, aportando cada dia su esfuerzo cotidiano, su granito de arena en esta gran obra de la Revolución que es la Salud, en la maduración de estas nuevas estrategias de desarrollo e impulso al trabajo creador para la revitalización de nuestro Sistema, algo deteriorado hoy, pero que rescataremos y vemos ya como va resurgiendo gracias a la voluntad política de nuestro Gobierno y al modesto aporte de cada uno de nuestros trabajadores, donde ustedes integran la mayoría, al Consejo de Salud que recién se integra y cohesiona para beneficio de nuestro Pueblo unido.

!Muchas felicidades!

Indice de Discursos