Ayuda | Navegar | Buscar | Contáctenos
logo de Infomed
     Home Page
    Navegar el Sitio
     Eventos
    Directorio
    Servicios
    Sistema de Salud
    Sitios de Salud
    Otros Sitios
    Revistas Médicas
    Acerca de Infomed
     Biblioteca Virtual
     Universidad Virtual
    Vigilancia en salud
    Telemedicina
    Recursos en Infomed
    Recursos en Internet
    Libros
    Obras de referencia
    Publicaciones seriadas
 


  


Discursos Pronunciados por el Ministro de Salud Pública de Cuba

Conferencia del Dr. Carlos Dotres, Ministro de Salud Pública, ofrecida el día 18 de julio 1996 en el teatro del MINREX

Bueno, queridas compañeras y compañeros:

Es para mi un gran placer poder dirigirme a muchos de los antiguos compañeros que nos hemos encontrado por estos mundos y muchos también que tienen que ver con una fuerza de primera línea en el combate nuestro de todos los días, en el que hacer de la defensa, de las conquistas más importantes de nuestro proyecto social; de nuestro socialismo, de nuestra Revolución, que son como ustedes, los que se dedican en esa línea exterior, a la defensa permanente de esos principios.

Traerles a ustedes algunos aspectos que muchos se conocen, pero quizás organizarlos, hilbanarlos, darles algunas secuencias histórica, actualizarlos. Mirar sus perspectivas y además de eso, plantearles la fortaleza que tenemos a pesar de las intenciones que existen de eliminarnos y de debilitarnos. Creo que es o será un instrumento importante de trabajo para los que, como ustedes y muchos de ustedes que no están aquí, porque se encuentran en su trinchera, pues defienden estas ideas y estas convicciones.

Todo el mundo sabe, y todos los cubanos sabemos y eso se acepta hasta por los enemigos que uno de los pilares fundamentales del desarrollo social de Cuba es precisamente el desarrollo de la Salud y todo el mundo sabe lo que significa para el mundo, para los gobiernos, para los países poder mantener un sistema de salud que garantice la salud de sus pueblos, eso que hoy está en crisis en el mundo, porque la salud Pública está cada vez más en crisis en el mundo. Eso es precisamente, una de nuestras conquistas y eso es precisamente, lo que a pesar del bloqueo que en salud es genocida, nosotros hemos podido y hemos sido capaces por voluntad política y por muchas genialidades que iremos viendo en esta tarde: defender, mantener y desarrollar, a pesar de todas estas cosas.

Aquí hay mucha gente que podría hacer mucho mejor que yo la historia de la salud pública, pero realmente podría también eso enfocarse desde muchos puntos de vista en Cuba. Globalmente nosotros pudiéramos decir que la salud pública en Cuba ha tenido cuatro momentos trascendentales: Un momento en los que prácticamente no existía la salud pública cubana; antes del triunfo de la Revolución, hasta 1959; todavía pasando por el hoy, Municipio Guamá de Santiago de Cuba, por allí por el área sur de la provincia de Santiago de Cuba, uno puede encontrar hoy día como reliquias históricas cementerios populares. Cementerios de aquella época, de que la gente que allí vivía bajaban con sus enfermos, niños, o mujeres, o ancianos, a esperar una barcaza que los transportara a un hospital que quizás existiera en Santiago de Cuba a ver cómo llegaban y cómo lo atendían. Esa realidad social de la época prerrevolucionaria, hacía que mucha gente muriera allí y no se los llevaban de regreso, los enterraban allí mismo y hoy día todavía nosotros podemos ver, repito, como reliquia histórica muchos de esos pequeños cementerios: Chivirico, Pilón, Niquero, Ocujal del Turquino y todas esas zonas de por allí, como secuela de lo que era el sistema de salud pública cubana; después una segunda etapa, entre el 59 y el 89, donde realmente se desarrolla un verdadero sistema de salud pública, con las características de ser un sistema de salud pública único, gratuito, que como principios fundamentales fundamentado en la prevención y en la promoción de salud y que se desarrolla por muchas razones, pero fundamentalmente como denominador por la voluntad política del país y la genialidad de la Dirección del país, particularmente del Comandante en Jefe que describe tres grandes acontecimientos para el desarrollo de la salud pública cubana:

  • La formación de los recursos humanos. De una, dos Universidades médicas, 21 facultades de medicina. De 3 mil médicos que se quedaron por esa política de estímulo a la emigración sobre todo de personal que viene a resolver problemas sociales al pueblo, de donde de 6 mil médicos como todos sabemos, quedaron en el país 3 mil y con la graduación de este año, 1996, tendremos 60 mil médicos, sin contar los estomatólogos, ni los miles de estomatólogos, ni la decena de miles de enfermeras y enfermeros, ni de las decenas de miles de otros profesionales de la salud. Solamente hablando de médicos; de 3 mil a 60 mil, es decir, la formación de los recursos humanos.
  • La genialidad también del desarrollo de la industria médico-farmacéutica y de la tecnología y la biotecnología en función de la salud, lo cual se vino fortaleciendo en la década ya del 80 y otra genialidad es ir diseñando una filosofía del sistema salud que se privilegiara la prevención y la erradicación de las enfermedades cada vez con más nivel. Primero con la participación comunitaria, como es de fundamental, paralelamente al desarrollo de la educación del pueblo, de la alfabetización, de la cultura del pueblo, para ir preparando eso, porque salud no es la ausencia de enfermedad. Salud es realmente el verdadero estado de bienestar y el equilibrio de bienestar espiritual y corporal de la gente, pero que no solamente se trata con medicinas, ni siquiera previniendo las enfermedades, sino también educando a la gente, cultivando a la gente.
  • ¿Y qué es lo que ha hecho la Revolución? Pues desarrollar la educación, la cultura, el deporte y el bienestar integral de la gente, lo cual lógicamente favorece el contexto de ese desarrollo y que yo decía inicialmente fue basado en las estructuras populares, política que no se ha abandonado, pero que después viene modificándose, sufriendo un mecanismo que nos lleva entonces al Médico y la enfermera de la familia, sistema más desarrollado teóricamente del mundo, que es el mejor sistema de atención primaria que puede tener ningún país. Con una visión no únicamente curativa del médico como puede tener algunos países desarrollados, un sistema familiar que está en moda de nuevo, llámese Inglaterra, o llámese Canadá, sin embargo, la visión nuestra no es solamente la de ese médico para curar, sino la de ese médico para prevenir, para promover, residiendo con su comunidad, para ver el medio ambiente.

Hoy día, nosotros tenemos el 96% de la población cubana cubierta con el médico y la enfermera de la familia. Hoy día, desdichadamente por causa de este período especial, que entonces sería la tercera parte o la tercera etapa de la salud pública cubana, digamos desde el 90 al 95. El momento más duro del período especial, donde el impacto económico sin dudas también impacta una cosa, donde todo el mundo ha ido fracasando progresivamente, digo el mundo subdesarrollado y sus sistemas de salud, donde han tenido que aplicar técnicas equivocadas de políticas neoliberales a la salud, de privatizar la salud, de alejar incluso, porque no ha sido más que eso, lo que se ha hecho, alejar incluso, las posibilidades de acceso a la salud a las mayorías más pobres, hoy se comercializa, hoy la salud es un elemento de comercialización, hoy la salud ha pasado incluso, en muchos países a ser otro anuncio de la televisión, junto con las pastas dentales, o las marcas de cigarros o refrescos, los tipos de seguros médicos y eso es la demostración del fracaso de las políticas públicas de salud en este mundo.

Ese impacto, pues en el propio desarrollo del sistema de médico de familia, nos inhabilitó a nosotros de poder seguir construyendo al mismo ritmo que veníamos, los consultorios.

- Una última o cuarta etapa de la salud que estamos diciendo, del 95 al 2000, en un momento en que el país viene rescatando, viene saliendo progresivamente del impacto económico y donde ya podemos ir organizando, rediseñando nuestra proyección estratégica siempre basada en el principio de mantener el sistema de salud cubano como un sistema del derecho absoluto, no solamente escrito en la Constitución, porque muchas Constituciones de este mundo tienen escrito que salud es un derecho del pueblo, sino, sin dudas alguna, el hecho práctico y real de que nosotros mantengamos en esta etapa de recuperación progresiva económica y teniendo en cuenta que el sistema de salud es subvencionado por la macroeconomía del país, en la medida que esta se vaya recuperando, vamos recuperando también un sistema de salud que se nos deterioró, si lo comparamos con todos los logros de materiales, de equipamiento médico, de medicamentos, etc. que nosotros logramos obtener en esos 30 años, del 59 al 89 de desarrollo.

Me voy a permitir, quizás, ayudarme con algunas transparencias, para mostrarles a ustedes algunas de las cosas que les he querido decir en esta introducción.

Dentro de los principios básicos del sistema nuestro de salud, hay un grupo de principios fundamentales y ya yo se los he mencionado: un sistema de salud gratuito, público, con acceso universal que no está concentrado en las grandes capitales, sino que se descentraliza y cuando uno va a la Sierra, uno ve los consultorios del Médico de la Familia, cuya estrategia ha sido fundamentalmente desarrollar el sistema médico de la familia primero en las zonas rurales que en las propias zonas urbanas y por eso es que entonces decimos que tiene acceso, con una atención médica integral a la población donde se ha insistido en la participación popular, en la vinculación de todos los avances científico-técnicos y también lógicamente que entre sus principios ha estado por sobre todas las cosas, la colaboración entre todos los países, el internacionalismo. Decenas de miles de médicos, enfermeras y personal nuestro han ido a los distintos países como muchos de ustedes conocen y también hemos atendido a decenas de miles de gentes y hoy día desarrollamos programas gratuitos, lógicamente limitados a nuestras posibilidades como el Programa de Atención a los niños de Chernobil, donde hemos atendido a más de 13,600 niños en este período de 5 ó 6 años que han transcurrido de nuestro programa.

Claro, para llegar a ese sistema ha habido que transitar por las distintas décadas y en la década de los años 60,

cuando emigraron aquellos 3 mil médicos y la Revolución se encontró una herencia nefasta en la salud, pues hubo que hacer medidas trascendentales y muy revolucionarias: la creación del servicio médico rural; la legislación; la reglamentación de que todo médico al graduarse cumpliera con su pueblo, -primero 6 meses, después un año, después 2 años, después llegó a ser hasta 3 años- en cualquier parte, y todos nosotros cuando nos graduábamos íbamos a cumplir con esa misión; la creación de áreas de salud y policlínicos es una política de descentralización; la propia creación y consolidación de un sólo sistema de salud, el cual el 1ro. de agosto hará ya los 30 años; la implantación de programas de lucha contra enfermedades infecciosas, que fue una de las primeras estrategias que se trazó la Revolución.

Nosotros éramos un país como hoy son muchos países hermanos de latinoamérica, golpeados e impactados por las enfermedades infecto-contagiosas. Hace unos días en abril cuando discutíamos en Ginebra, en la reunión de los Ministros del Mundo, de la Organización Mundial de la Salud el impacto de las enfermedades

infecto-contagiosas en este mundo, bueno, se mueven anualmente en todo el mundo 17 millones de personas, fundamentalmente niños con enfermedades infecto-contagiosas, la mayoría de las cuales nosotros hemos eliminado. Más de la mitad de estas enfermedades infecto-contagiosas del mundo de hoy se pueden prevenir por vacunas y todas o la mayoría de las enfermedades mortales infecto-contagiosas que se pueden prevenir con vacunas ya son una realidad en el país, incluso, muchas de ellas producidas por la propia industria médico-farmacéutica cubana.

La década del 70, se caracteriza por la madurez del sistema en la creación del policlínico comunitario, en la desconcentración de la docencia médica, creando las facultades de medicinas en todas las provincias, hecho muy importante, porque eso es lo que está pasando por ahí, que forman a los médicos y la gente no quiere irse al campo, todos los médicos se quieren concentrar en las grandes ciudades. El haber descentralizado la formación médica da la posibilidad al país de que esos médicos trabajen y se ubiquen en sus propias provincias y lógicamente se requiere de una infraestructura de hospitales, de policlínicos, de servicios médicos de primer nivel descentralizados también en las provincias para poder dar una docencia médica.

El establecimiento del programa materno-infantil es muy importante ya en esta década del 70.

En la década del 80, la creación del modelo de medicina familiar, el desarrollo de las especialidades, la introducción de tecnología avanzada y un desarrollo acelerado de la industria médico-farmacéutica. Bueno, así heredamos nosotros la salud y llega el período especial, la caída de la Unión Soviético, el recrudecimiento del bloqueo y ya en esta década de los 90 nosotros nos proponemos a pesar de eso, primero crear las condiciones para resistir y que no existiera un impacto mayor en este país, en estos años de período especial, hemos tenido muchas limitaciones y las tenemos y las tendremos, pero sin embargo, no se murió un diabético sin insulina, ni se incrementó la taza de mortalidad infantil, ni tuvimos impactos fundamentales en la salud. Si hubo daño y eso hay que decirlo y ha habido daño y la política precisamente del enemigo es hacer más daño.

Esta ley Helms-Burton busca también impactar en la salud de manera genocida. La política norteamericana hacia Cuba en el sector de la salud es genocida y hay múltiples experiencias de las cuales hemos hablado otras veces y hoy no queremos disertar sobre eso en esta ocasión de aspectos específicos en los cuales el bloqueo nos ha limitado de la adquisición de recursos para salvar vidas o incluso de anestésicos para operar recién nacidos y en ese contexto viene la década del 90, en un bloqueo que le ha

traído al país una cifra calculada de 44 mil millones de dólares en pérdidas y que ustedes conocen bien el decrecimiento del Producto Interno Bruto cubano entre el 89 y el 93, un decrecimiento del 35% después de haber obtenido un crecimiento sistemático en nuestro PIB de un 3,1% anual. La disminución de las importaciones que cae en el 75% y una cosa importante y muy específica para la salud que es la caída de 227 millones de dólares que se obtenían anualmente hasta el año 89 para el sistema de salud, cae del 90 al 95 a 80 millones de dólares.

Nosotros elegimos 30 renglones vitales del sistema de salud: medicamentos, equipos médicos vitales y en esos hicimos un cálculo.

En la década del 80 el país recibía, el sistema de salud, unos 227 millones de dólares anuales para sustentar los aspectos relacionados con la salud. Ese no es el presupuesto. El presupuesto es más de 1 billón de pesos. Estamos hablando de la divisa que recibía el sistema y en estos años del período especial en la medida que fue incrementándose la crisis económica, fíjense que en el año 93 llegó a recibir el sistema de salud 67 millones de dólares. El impacto de 227 a 67 fue un impacto sentido, donde hubo necesariamente en estos años, sobre todo los más duros, 92, 93, 94 que hacer un énfasis específico en los aspectos relacionados con la vida de la gente. Bueno, el deterioro está ahí, el deterioro lo vemos hoy en los hospitales, los equipos médicos, etc.

La recuperación. Lo que tenemos por delante es grande, la ayuda que ha habido es importante, pero fíjense como en la recuperación económica que vamos teniendo, ya el año pasado fueron 104 millones, este año está siendo 122 millones, es decir, que vamos recuperándonos pero todavía estamos a la mitad.

Nosotros tenemos que imponernos muchas cosas. El sistema de salud cubano tiene que imponerse el hecho de que cada dólar hay que convertirlo en 2 ó 3. Hay que trabajar en un sistema de salud más eficiente, estamos diseñando fórmulas y hemos identificado la proyección estratégica, precisamente para hacer ese sistema más eficiente.

En este sentido las razones que fundamentan o justifican en este momento, en el momento del 95 al 2000 a hacer nosotros proyecciones que lleven a lo que se le está llamando en el mundo reforma del sistema de salud; todo el mundo está hablando reforma del sistema de salud, claro, la mayoría de esta gente están hablando de reformas neoliberales del sistema de salud. Nosotros estamos haciendo un proceso de reformas del sistema de salud, pero reforma no hablando de reformismo, hablando de rectificación. Nosotros hablamos de rectificación en el sistema de salud y hablamos de rediseño estratégico o de ingeniería, como se le dice por ahí, a los impactos y a las estrategias hacia donde tenemos que ir para recuperar el sistema y decimos que en nuestro medio y se lo decimos al mundo, lo hacemos con un enfoque dialéctico del sistema de salud cubano, basados en la doctrina de la Revolución y el Socialismo en Cuba para fortalecer su sistema.

No nos apartamos para nada de eso, sino que al contrario, le ponemos más Revolución y más Socialismo al sistema de salud para hacerlo más eficiente, sin quitarle ni un ápices de la calidad que requiere y de esa manera, por estas consecuencias, incluso por contradicciones propias del desarrollo del sistema nuestro, incluso, por desorganización y falta de exigencia que se nos vino encima en un momento determinado a todo el mundo del período especial, pues es por lo que nosotros fundamentamos el por qué tenemos que rediseñar algunos aspectos de esta estrategia y de esa manera para elevar el nivel de salud de la población, en el cual buscamos tres aspectos fundamentales, en el momento actual:

  1. Más eficiencia en salud.
  2. Más calidad de la atención médica
  3. Más motivación y atención a los trabajadores de la salud, que es un tremendo ejército de más de 300 mil personas que durante un período de tiempo estuvimos muy estimulados, siempre socialmente, pero muy estimulados incluso materialmente y que en estos tiempos no podemos recibir esa misma atención material, por lo tanto, en eso nosotros tenemos que fortalecer el trabajo y la proyección ideológica de análisis, trabajo con los compañeros y además también progresivamente el país, la Revolución va a ir dándole la atención que merece a este grupo tan importante de trabajadores sociales, como son los médicos, las enfermeras, los técnicos, etc.

Pero fundamentalmente en este momento enfocamos la proyección del sistema de salud cubano a cinco estrategias y cuatro grandes programas.

Las cinco estrategias son:

  1. Fortalecer el enfoque de la atención primaria en el sistema nacional de salud, con énfasis nuestro sistema del médico y enfermera de la familia.
  2. Recuperar la vitalidad de los hospitales.
  3. Trabajar en la tecnología de punta y en los programas de tecnologías de punta sobre todo basado en la tecnología médica cubana.
  4. Consolidar el programa nacional de medicamentos y medicina natural y tradicional.
  5. Trabajar en aspectos como la estomatología, las ópticas, los hogares de ancianos, de impedidos físicos y el transporte sanitario.

Y los cuatro programas fundamentales en los que trabajamos son:

  1. El programa materno-infantil. Es decir, todo lo relacionado a un grupo tan sensible de la población que es la madre y el niño.
  2. Las enfermedades transmisibles. Todavía aquellas enfermedades que nosotros desde el punto de vista infecto-contagioso tenemos y que no se pueden 100% resolver con vacunas y que tienen que ser con programas, con programas de acción social, de atención médica.
  3. Las enfermedades crónicas no transmisibles, que son nuestra primera causa de muerte. Por ahí algunos decimos: vivimos como pobres y morimos como ricos, porque nos morimos de infartos, y de cáncer, y de accidentes. Por ahí, se mueren la gente de difteria, de tétano, de enfermedades infecto- contagiosas, de diarreas se mueren los niños. Sin embargo, nosotros todavía son un grupo de enfermedades crónicas no transmisibles.

La primera causa de muerte en Cuba, del primer año de los 49 años son los accidentes. Los accidentes no solamente del tránsito, sino accidentes en el hogar, etc. que son causas prevenibles, es decir, se puede hacer mucho todavía en programas de salud, en programas comunitarios para reducir y mejorar nuestros indicadores.

4. El programa del adulto mayor. Nuestra población es una población que envejece al disminuir los índices de natalidad. Nuestra población vive 75 y tantos años y un cubano que llega a los 60 años, casi vive 20 años más, y un cubano que llega a 80 años vive un poco más de 7 años más, es decir, que en ese sentido es una población envejecida y tenemos que trabajar mucho en relación a los programas del adulto mayor y no sólo pensar en vivir más años, sino en vivir más años con más calidad, porque está ahí el futuro de cualquiera de nosotros si tenemos la dicha de llegar.

Una estrategia fundamental es la participación comunitaria en la salud. Ha sido un principio del sistema de salud cubano, de siempre, como decíamos y hoy día tenemos que consolidarlo y se han constituido los consejos de salud: Consejo Nacional, Consejos Provinciales y Municipales y el Consejo Popular por la salud, es decir la participación de la comunidad organizada, haciendo el diagnostico de salud de su población y proyectándose en las medidas que deben tomarse para buscar soluciones que muchas veces un 60% de las veces, los problemas de la salud se encuentran en acciones locales que se pueden desarrollar en cada localidad, en cada lugar.

Hoy en día, si nosotros comparamos lo que teníamos antes del período especial, cierre 89 y lo que tenemos en el cierre del 95, la etapa más dura del período especial, nosotros podemos ver que en Cuba no ha habido el cierre de ningún hospital, de ningún policlínico, ni de ninguna unidad de salud. Si tenemos algún hospital en reparación es otra cosa, pero en hospitales ha habido un incremento de 21, en policlínicos un incremento de 20, en instituciones de investigaciones nos mantenemos con las 11, no se creó ninguna clínica estomatológica. Los puestos médicos si se reducen porque se incrementan los consultorios, que no están aquí por cierto, es decir, nosotros tenemos miles de consultorios, casi 20 mil lugares donde están ubicados los médicos y las enfermeras de la familia, es decir, que esto demuestra que según el tipo de unidad nosotros en Cuba no ha habido un impacto en las unidades médicas.

En relación al personal, hoy en día, nosotros tenemos 30 mil jóvenes en las escuelas universitarias de salud. Tenemos más de 15 mil estudiantes de medicina, más de mil estudiantes de estomatología, 13 mil casi de enfermería universitaria y 226 tecnólogos de salud. Cuando muchas veces se ve por ahí por el mundo, incluso el mundo desarrollado que las universidades son fábricas de desempleados en medicina y que la gente sale y no tiene trabajo. Aquí todas esas personas tienen la garantía de trabajo.

Además no se ha cerrado y tenemos como decíamos un 96% de la población cubierta con el médico de la familia y la enfermera de la familia, 27 mil médicos en la medicina familiar, 30 mil enfermeras y enfermeros en la medicina familiar, que no solamente están en la comunidad, que están en las escuelas.

Miles de camas de todos tipos, hospitales, hogares de ancianos. Esos son los recursos fundamentales. Miles de gente que se han graduado como se decía, decenas de miles de médicos, estomatólogos, enfermeras. El tecnólogo de la salud que surge de una carrera de licenciatura para que el técnico medio que hoy tenemos se haga universitario y se aumente la calidad.

n Algunos indicadores: Disminución de la tasa de natalidad, casi igual que los países desarrollados, por lo tanto inversión de nuestra pirámide de población de tal manera que fíjense como ya de 75 y más se nos está abriendo esta pirámide.

Indice de bajo peso al nacer. Qué es esto? Es el por ciento de niños recién nacidos que nacen con menos de 2,500 gramos. Qué significa? Significa que el niño que nace con menos de 2,500 gramos tiene más posibilidades de enfermar, más posibilidades de morir o más posibilidades de tener un desarrollo intelectual progresivo lento posteriormente.

En nuestro medio es un indicador que está íntimamente relacionado con la nutrición de la embarazada, con el hábito de fumar en la embarazada, con el embarazo en la mujer de menos de 18 años y con el tiempo entre un embarazo y otro, fíjense como en el año 89 fue 7,3% y esto si se nos incrementó en el período especial, casi al 9% en el 94, 7,9% en el 95, donde empezamos a través de la Asamblea Nacional y las organizaciones políticas a mejorar las condiciones de nutrición de nuestras embarazadas rápidamente, con la participación comunitaria y hoy el país tiene un 6,9% que es la tasa más baja de cierre del semestre. Es la tasa más baja del índice de bajo peso de la historia de Cuba.

Quiero que sepan, compañeros, que los mejores indicadores de salud de la historia de Cuba las tenemos en el primer semestre de este año 1996, en todos, salvo alguna que otra excepción. Eso si lo podemos decir y le vamos a mostrar algunos rápidamente. La tasa de mortalidad infantil se reduce. Nosotros incluso, estamos diciendo en el Ministerio, tenemos que prepararnos porque en cualquier momento hasta no nos creen, ya por ahí han salido informes de organismos internacionales equivocados. Hay una proyección del trabajo de la mortalidad materna equivocada en un informe internacional, el cual hemos recibido hoy precisamente la respuesta del Director de la Organización Panamericana de la Salud donde nos da la razón de que hay un error de cálculo estadístico. Porque Cuba sale del margen del cálculo estadístico que ellos tienen para los países del Tercer Mundo por el esfuerzo precisamente que se hace, por la traducción precisamente que se hace y cuando en este informe del Fondo de Población recientemente publicado que anda por ahí, se plantea que hay 200 mil cubanos que no tienen acceso a los servicios médicos, es falso. Yo les preguntaba y nos habrán contado los que viven en Miami? A lo mejor, a lo mejor, 50 que viven en Miami pueden ser, pero los que viven aquí, nadie aquí está exento del sistema de salud, nadie. Puede ser que vaya alguien a un hospital y no le gustó como lo atendieron y va a otro, porque hasta eso tenemos. O critica y se queja al Ministro y se forma un rollo tremendo y hay que resolver los problemas, pero exento de servicio no tenemos a nadie. Como también dicen que la tasa de mortalidad subió a 12, nosotros no nos empatamos con 12 desde antes del año 90, ni me acuerdo cuando fue el año que tuvimos 12 de mortalidad infantil nosotros.

La mortalidad en menores de 5 años. Hay un informe por ahí de la Organización Mundial de la Salud reciente que plantea que el índice de mortalidad en menores de 5 años es uno de los índices de desarrollo socio-económico y de salud del momento.

El mundo tiene un promedio de 80 por mil, el mundo. Los más desarrollados tienen un promedio de 8,9 por mil. Los países subdesarrollados como nosotros tienen 95 por mil y los retrasados 155 por mil y nosotros, país subdesarrollado- tenemos 10,2 por mil en este año, 1996, contra 12,5 que terminamos el 95 y contra 13,6 en el año 89, sin período especial. Incluso en el período especial fíjense como el indicador viene mejorando y viene mejorando por la prioridad que hay que establecer en estos grupos, igual puede pasar con la mortalidad materna, en la cual llegó a subir en el 94 a 4,3 por 10 mil, que es igual que 43 por 100 mil, aquí ellos calcularon 90 por 100 mil; que fue el error que tuvo aquel informe y hoy día es 2,9 por 10 mil, igual que en el año 89. Es decir, que nosotros empezamos a disminuir y existe el programa para impactar favorablemente en la reducción de la mortalidad materna.

Ni hablar de las enfermedades infecto-contagiosas.

Sarampión, hace 30 meses que en Cuba no hay un caso de sarampión reportado. Ya tenemos solicitada la declaración del país como "Territorio libre de Sarampión". Esto el mundo se lo tiene propuesto para el año 2000, porque el sarampión es una enfermedad como mucho de ustedes saben que mata a muchos niños en este mundo todavía. Bueno, en Cuba no tenemos ni un sólo caso. Vacunamos con mucho esfuerzo, el mismo que realizamos para adquirir la vacuna contra el sarampión.

La rubéola igualmente, la parotiditis igualmente, la difteria igualmente. La difteria déjenme decirles que ha sido una enfermedad que ha reemergido. Hay un grupo de enfermedades que se caracterizan por ser reemergentes, es decir, que vuelven a surgir después de un tiempo que había desaparecido, como ha sucedido en muchos países de la Europa del Este y en muchos países por ahí. Sin embargo, nosotros llevamos más de 20 años sin difteria.

El tétano, está prácticamente eliminado. El tétano en los recién nacidos no tenemos.

La tuberculosis se nos incrementó un poquito igual que se le incrementó al mundo.

Nosotros hemos analizado esto y ya a partir del año 95 empieza a descender y este año está descendiendo significativamente.

Por lo tanto, en este sentido de las enfermedades transmisibles tenemos una cobertura en más del 95% donde el médico y la enfermera de la familia trabajan en esto de una manera muy importante y donde hemos eliminado ya, la poliomielitis, la difteria y el sarampión, la meningitis tuberculosa en menores de un año, el tétano de recién nacidos, el síndrome de la rubéola congénita y la meningitis después de las paperas. Hay una tasa ínfima, significativamente baja de tosferina, tétanos y parotiditis y hay una reducción significativa en los casos de enfermedad meningococcicas, -teniendo en cuenta la aplicación de la vacuna cubana -, y de la fiebre tifoidea, es decir, hay un impacto en un contexto de enfermedades

que hoy son problemas de salud de infinidad de países.

Bueno, los principales indicadores del año pasado.

Mortalidad infantil 9,4% cerró el año pasado. Este año tenemos 8,3. Este año queda Cuba por debajo de 9 por mil nacidos vivos en mortalidad infantil. Todavía debe subir un poquito. Estos son los meses más altos. Aquí en estos meses de verano, hay más posibilidades de infecciones, disminuyen los nacimientos, por lo tanto, hay un indicador mayor. Sin embargo, nosotros estamos convencidos de que por debajo de 9 terminamos.

Bajo peso al nacer 7,9 tenemos 6,9 %;la mortalidad prescolar 0,6 por 1 000 hab. este año tenemos 0,4; en el menor de 5 años 12,5 ahora 10,2, ya se los dije, mortalidad materna 32 tenemos 28.

El impacto del primer semestre del año puede demostrarle a cualquiera que los resultados de programa son mejores. Ahora bien, tenemos realmente situaciones de insatisfacción de los servicios que damos, porque lógicamente esto se acumula. Este impacto se acumula, todas estas cuestiones pueden existir y para eso también estamos trabajando. En el fortalecimiento del médico de la familia, estamos insistiendo en aspectos de formación y preparación del médico cubano. Hablando de una mejor selección de los estudiantes de medicina, haciendo un énfasis en la educación de pregrado en el programa, del año de familiarización médica, de énfasis de la formación del médico especialista de medicina general integral y así sistemáticamente hemos ido analizando aspectos de impactos para mejorar la calidad de la atención del sistema de urgencia en la atención primaria, tratando de llevar la solución de los problemas donde realmente estánl os problemas y eso requiere, incluso, un cambio en la mentalidad del sistema y del médico y en eso estamos trabajando en estos momento. Cuando hablamos que uno de los principios es la descentralización, estamos hablando precisamente que tenemos que llevar la fortaleza del sistema al consultorio del médico de la familia y al policlínico y hay un grupo de municipios donde ya se está logrando, aunque este es un proceso lento y firme.

La revitalización de los hospitales en el trabajo de la urgencia médica, en la atención al grave y en la actividad quirúrgica donde incluso se nos acumularon algunas decenas de miles de casos para operarse y sin embargo ya en los recorridos que estamos haciendo ministeriales ahora en el verano estamos viendo que hay provincias que han erradicado la lista de espera. Ya nosotros este mes hemos concluido en el primer semestre la introducción de seis servicios más de cirugía por mínimo acceso en la cirugía mayor y de esa manera pues es más eficiente y reduce el costo y da seguridad a las personas, es decir que se están tomando una serie de medidas necesarias que sin dudas llevan implícito organización, ciencia y recursos y que las hemos estado dirigiendo progresivamente para dar impacto.

Medicamentos. Principal problema que hoy tenemos. Este país ha formado en los últimos cinco años en el medio del período especial 20 mil médicos. Este país hoy produce 20 millones de recetas médicas al mes. Sin embargo, porque claro si uno sigue formando médicos, sigue formando recursos y tiene impacto en lo material y tiene reducción de medicinas y tiene bloqueo y tiene menos dinero, pues entonces una cosa con la otra no juega, sino se hace un buen orden, si no se hace una buena organización. Nosotros estamos produciendo hoy 20 millones de recetas médicas al mes y lógicamente esto lleva un gasto.

¿Qué ha sucedido con los medicamentos? El país disponía antes del período especial de 100 millones de dólares para invertir en medicamentos. El país hoy dispone de unos 45 ó 50 millones, la mitad. Hemos podido sustituir muchas importaciones porque no se ha detenido el desarrollo de la industria médico-farmacéutico. Es decir, se han podido ahorrar incluso en el período especial, unos 45 millones de dólares sustituyendo importaciones. Mucho de ustedes saben lo complicado que es la situación de las grandes transnacionales en relación a los medicamentos. Nosotros ya importamos el 85% de la materia prima que necesitamos para producir nuestros medicamentos y no se ha detenido. Incluso hay una proyección de incrementar las inversiones casi al doble de la industria médico-farmacéutica para producir. Nosotros este año debemos entrar a producir ya, entre este año y el primer trimestre del año que viene todo el anestésico dental que necesita el país, todas las pastillas anticonceptivas que necesita el país. Los antibióticos de tercera y cuarta generación que necesita el país, pero sin embargo este es un proceso que el que vea esto, dice y esto qué cosa es. ¿Qué significa? Que primero hay que tener la búsqueda financiamiento para importar la materia prima, después adquirir la materia prima en el lugar donde nos la venda, porque tenemos la posibilidad de China, muchas de las materias primas, pero no llega a un 20%, 25%, la materia prima que necesitamos que la importamos de China, el resto son países capitalistas, muchas veces ligados con el problema del bloqueo. A veces llega la materia prima distante en un momento inadecuado o en mala calidad, que nos ha pasado. Es decir, que es un proceso complejo, muy tenso, pero que progresivamente venimos organizando.

Déjenme decirles que desde el punto de vista de los medicamentos hoy en día tenemos una garantía del 100% de los medicamentos de las terapias intensivas de los hospitales: antibióticos, plasmas. Puede ser que estemos al día o a los pocos días. La insulina que llegó a estar a cuatro días en el país, la insulina de los diabéticos, hoy la tenemos a 60 días, por lo tanto hay un margen de seguridad. Hemos estado buscando que la inversión hacerla relacionado con la seguridad y por otra parte la organización necesaria que tenemos que darle, porque ha habido de todo en esto: falta de disciplina, falta de orden, ilegalidad, en el mercado del medicamento más ambulatorio, más de la calle: llámese, el Meprobamato, y todas estas cosas y en eso se está trabajando ahora muy duro, en organizar y no solamente Salud Pública, sino todos los que tenemos que ver con esto. En organizar y poner o tratar de poner la situación de los medicamentos en el momento perfecto. En la situación perfecta, porque es lo más sensible que hoy realmente tiene el sistema de salud.

Hay una cosa que hay que destacar y que está íntimamente relacionado con el servicio exterior que son las donaciones. Nosotros hemos estado incrementando, se nos ha estado incrementando las donaciones desde el exterior, en productos para la salud me refiero y esto lógicamente demuestra la tremenda solidaridad internacional que existe y que en las medidas en que nosotros seamos capaces de organizar mejor y de ubicar mejor nuestras necesidades con la potencialidad de la donación, sin duda esto puede revertirse muy favorablemente en el desarrollo y el sostenimiento del sistema de salud cubano.

Desde el año 92 que fue una cifra de 2,8 millones de dólares, al año 95 que hubo 23 millones de donación, al primer semestre del 96 con 22 millones. Fíjense que nosotros tenemos después de una organización que hemos estado haciendo, nos reunimos con el MINREX, con el ICAP, con todas las organizaciones, como prácticamente en el primer semestre del año 96 ya tenemos la misma cifra de donaciones que tuvimos el año pasado.

Desde el punto de vista de las principales producciones que nosotros hacemos o que hace el país y que está íntimamente relacionado con el comercio exterior, porque hay que tener en cuenta que hay potencialidad.

Nosotros hemos querido hacer este cuadro para llevarles a ustedes y a los que puedan ver este material que los organismos del servicio exterior cubano y el sistema de salud pública en Cuba podemos trabajar en tres aspectos fundamentales en beneficio del sistema de salud:

Uno, en las donaciones, teniendo en cuenta dos aspectos: El primero, la definición de las necesidades, qué realmente necesita el sistema de salud. En base a esta identificación de necesidades que nosotros las tenemos y las manejamos mensual o bimensualmente con los compañeros que representan los distintos organismos que rectorean las distintas fuentes de donantes pues, ubicamos los donantes, dentro de las Organizaciones No Gubernamentales, instituciones gubernamentales y otras. Lógicamente aquí en este aspecto los problemas políticos tienen que ver y muchas veces la gente dice nosotros no queremos donarle al gobierno, queremos donarle a una instancia. Desconocen que aquí toda la salud es gobierno, si no fuera gobierno estaríamos igual que muchos países por ahí. Gracias a que somos gobierno y que es un sistema de salud único público, lo garantizamos, pero bueno, podemos identificar eso y decimos: identificamos las instituciones donde nosotros, el gobierno brinda esos servicios y permitimos eso. Lo que pasa es que a veces se nos desorganiza y se hacen contactos al margen y a veces uno se encuentra un hospital que tiene en sus almacenes X productos y otros que no lo tienen y ahí corremos varios riesgos, el riesgo del control, el riesgo de la pérdida. Por eso en este tema de las donaciones tenemos que seguir trabajando y tenemos que seguir organizando y tenemos que seguir identificando uno por uno los renglones y uno por uno de los donantes. Sin embargo, gracias a ese trabajo que se ha venido haciendo en colaboración todos los que tenemos que ver con esto se ha obtenido este año un mejor resultado.

La otra cosa son las negociaciones, porque hay muchas negociaciones de intercambio entre Universidades y centros hospitalarios del mundo que quieren establecer negociaciones con nosotros y no digo negociaciones económicas, digo negociaciones de intercambio científico, etc., lo cual nosotros lógicamente estamos abiertos a hacerlo, sin ningún problema, dentro de Protocolos y lo tenemos de hecho, y el ingreso de divisas.

Nosotros hemos concentrado el ingreso de divisas al sistema de salud porque hay una inversión hecha, inversión que podemos sin explotar, -porque nosotros, nuestro concepto, no es explotar en salud-, dar respuesta a este ingreso de divisas en el llamado Turismo de Salud que no lo liderea el Ministerio de Salud Pública, lo liderea Cubanacán a través de una empresa SERVIMED pero que estamos tratando también de organizar mejor, porque esto es una potencialidad que si hoy está dando unos 20 millones al sistema de salud anual puede convertirse en 60 millones, se puede multiplicar. Hay muchas necesidades de recibir y muchas solicitudes de recibir atención médica en Cuba desde muchos países, lo cual nosotros a veces no explotamos suficientemente bien.

Los cursos universitarios y de postgrados, esos cursos de verano que dan las grandes Universidades, nosotros tenemos grandes Universidades Médicas aquí, grandes que pueden dar grandes cosas y podemos enseñar a la gente hasta de Europa. Aquí han venido canadienses y han venido ingleses a cursos de verano, muy reducido el número, pero se han ido impactados.

Ahora hay solicitudes de Universidades americanas porque ellos también están en la tendencia del médico generalista, o el médico de familia. Ellos lo tuvieron en una época, ahora quieren incentivarlo porque es la eficiencia en el sistema de salud, sin dudas y hay solicitudes de estudiantes norteamericanos para venir a Cuba a nuestras Universidades a ver la experiencia cubana.

La colaboración internacional, que nosotros no la hacemos ahora como una ayuda internacionalista absolutamente gratuita, la hacemos como una ayuda y una colaboración contratada. Las condiciones han cambiado, aunque hay países que mantenemos una ayuda en este sentido. Ahora mismo Sudáfrica nos está pidiendo 600 médicos. Están viniendo tribunales a examinarlos aquí, tribunales que examinan duro y hemos podido lograr 96 que hay ahora, 120 que se van en los próximos días de agosto, ya vamos teniendo doscientos y pico. Eso representa para el sistema de salud también un peso económico. Estoy hablando de lo económico. En lo político, en lo social, etc. no tiene precio; y la exportación de medicamentos.

Nosotros debemos exportar a un ritmo de 20 millones anuales. Medicamentos que importamos la materia prima, que se producen igual a los que producimos los de consumo nacional, pero para la exportación, tenemos unos 15 países a donde exportamos medicamentos hoy día, con buenos resultados, pero eso se puede incentivar los trabajos de la iniciativa.

El punto de partida de una iniciativa para Centroamérica que movieron algunas organizaciones del sistema de Naciones Unidas pues se propuso por la Organización Panamericana de la Salud el año pasado a Cuba, mover una iniciativa para Cuba para lograr paliar a través del movimiento de recursos financieros externos el impacto en el sistema de salud cubano y en este sentido se ha venido trabajando en un proceso que culminará marzo y abril del 97, donde vamos a presentar una carpeta de proyectos a una reunión de donantes externos que vamos a traer, los vamos a invitar aquí y que nosotros pensamos que el servicio exterior cubano, nuestras Embajadas son el pilar fundamental para identificar en cada país, cuáles son los amigos o la gente de esos países que desinteresada y transparentemente están dispuestos a colaborar con Cuba a través de financiamientos de proyectos que ellos vean y acompañen el impacto social que pueden tener en el sistema de salud cubano.

En estos momentos estamos trabajando en esa carpeta de proyectos para hacer la presentación y en estos momentos nos disponemos también a trabajar con la Dirección del Ministerio de Relaciones Exteriores para manifestarle y comunicarle a nuestros Embajadores la necesidad de identificar estos posibles donantes en los distintos países.

Y por último, decirles que todos los productos relacionados con la Salud no se exportan por el MINSAP. Esta es una de las preguntas que nos hicieron hace poco. Nosotros tenemos en el país instituciones que tienen su propia gerencia, su propio accionar y de esa manera los productos de bioingeniería: los interferones, las vacunas de hepatitis, los comercializa el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y las vacunas, el Instituto Finlay, este tipo de vacunas. Otro tipo de medicamentos como el PPG el CENIC, los equipos médicos el CIMEX y otros productos el Consejo de Estado.

Esto se está trabajando como país para poder buscarle una fórmula más integrada de dar respuesta a la exportación de los productos médicos para agilizar el proceso de comercialización.

Esto es compañeras y compañeros, de una manera resumida y quizás un poco apelotonada lo que podríamos traerles a ustedes de síntesis de lo que ha significado y significa un sistema de salud que aunque impactado en los últimos años en lo material ha logrado por voluntad política, por genialidad e inteligencia y por la forma, la extraordinaria filosofía de la propia Revolución, indicadores y sin duda en este propósito que tiene el sistema de salud cubano en nuestro gobierno de recuperarnos de este impacto entre el 95 y el 2000 en la salud progresivamente, sin duda, nuestros indicadores y la calidad de la atención médica a nuestro pueblo mejorará y sin dudas también, mejorará -porque aunque no es nuestro propósito fundamental, es un subproducto -, el prestigio de nuestro sistema, el ejemplo que nuestro sistema es ya hoy para otros pueblos del mundo.

Muchas gracias.

Bueno, cualquier pregunta yo estoy a la disposición de ustedes, yo y Viceministros que me acompañan, Vallina, etc.

Pregunta.

Eso está bien identificado y yo decía que era todo un proceso y eso responde a toda una ruta crítica. Más de una vez hemos dicho que un medicamento no es una caja de cervezas. A lo mejor, cualquiera te puede vender cualquier cosa, un zapato, una caja de cervezas, un pedazo de ... pero un medicamento es una cosa muy sensible y que responde a todo un proceso.

Primero de la fabricación, después de la distribución mayorista y minorista y después de la prescripción, incluyendo el robo, como es lógico, casi siempre hay desvío, muchas de estas cosas se han producido por desvío y por falta de control en las fábricas, o en la distribución mayorista y minorista.

Nosotros recientemente hace 4 semanas ó 5 semanas hicimos una reunión grande, de todo el sistema que tiene que ver con los medicamentos. Por otra parte, la prescripción y estamos organizando a través de una dinámica diferente que es la farmacoepidemiología, el control farmacoepidemiológico de las patologías y por ende de los medicamentos, la dispensación de los medicamentos.

A veces un médico hace una receta porque se la pide fulano, se la pide mengano. Nosotros hemos dicho que el emitir una receta médica es un proceso ético-legal, porque el resultado de una receta es un medicamento y la acción de un medicamento es la modificación del ritmo de un acontecimiento que está implícito en el ser humano, por lo tanto, la prescripción de un medicamento inadecuado e irresponsablemente, puede dar al traste con la vida o con la salud de alguien, más que resolver a veces puede perjudicar y el hecho simplista de emitir una receta de no sé que cosa... nosotros tenemos que eliminarlo.

Por otra parte en la medida que en algunas provincias, hemos ido tomando estas medidas de control, se nos ha dado el caso del robo con fuerza en algunas farmacias, porque lógicamente la gente va en la búsqueda de la mejor vía. Por eso, también hay otra cosa que es buscar la fórmula de combatir el comercio ilegal a través de la gente que vende y compra, porque en esto del medicamento no es lo mismo que yo necesito esa caja de cervezas y me la vendieron, es que esto está implícito en un proceso de salud. Es decir, para no dilatar mucho, estamos involucrados profundamente en la búsqueda del control y además nos hemos dirigido a la fiscalía y a todas las demás instancias para que desde el punto de vista de delito no sea esto una multa, porque te cogí robando Meprobamato una multa y vete para tu casa, sino que tenga una acción más enérgica el Estado en este sentido, es decir, que aquí hay implícito muchas cosas. Primero, la carencia; después la insensibilidad y la irresponsabilidad, la negligencia, la falta de control, desde todos los puntos de vista, no es fácil, pero estamos metidos en ese royo.

Pregunta.

Estamos en la ética, en el rescate de la ética, de algo que se nos fue, hasta de nuestras aulas médicas. La ética del médico, el hecho de un certificado, de una receta, de una acción médica no es el hecho de una quincalla, ni de una ferretería. Eso es la base, a veces, se va fácil, se rescata difícil y es un proceso y lo seguimos, y seguimos cuatro cosas en esa dirección. Seguimos el peritaje antes de tiempo, teniendo en cuenta de que disminuye los trabajadores, se facilita al trabajador por cuenta propia y busco la forma de retirarme antes. El certificado médico. El certificado para el no ingreso al Servicio Militar y el certificado para no ir a la escuela al campo. Estamos trabajando en esas cuatro direcciones, de manera de control, pero es que no lo hacemos sólo con control, tenemos que hacerlo con la educación médica; no es solamente con el rigor después, es con la formación cultural de la población, de uno el que recibe y otro el que entrega, es decir, que es un proceso complicado de orden social donde Salud tiene un papel muy importante, pero desde este papel importante tenemos que influir en todo el contexto del ámbito en que se desarrollo esto.

Ese es otro punto sensible donde estamos, pero es el mismo denominador común.

Pregunta.

Yo decía ahorita, la salud no es la ausencia de enfermedad. La salud más que la ausencia de enfermedad es tratar de llegar a evitar estas situaciones. Nosotros hemos pasado por un tránsito difícil, de limitación de recursos difíciles y hemos visto los que trabajamos en la salud como muchas de esas dificultades y deficiencias que muchas veces son materiales, pero otras veces no tan materiales como también culturales y en la que todos tenemos que hacer tanto, por eso yo digo la importancia que tiene la comunidad organizado para resolver muchos de los problemas que llevan a la falta de salud.

Si nosotros hablamos por ejemplo de que hay falta de jabón, eso se traduce en enfermedades, puede ser sarna, puede ser cualquier cosa de esta, después tenemos que combatirla con medicamentos. Si no tenemos cepillos de dientes, hay incremento de caries, si no tenemos cloro puede haber incremento de diarreas y eso es una verdad que hemos vivido nosotros en el período especial, eso es una verdad, es una realidad, pero es una realidad que está en el contexto del conocimiento y la identificación y de usar a este pueblo organizado más que nunca para resolver esos problemas. Porque es verdad, ayer mismo se daba una reunión en el grupo gubernamental de la Ciudad de La Habana donde Lazo el Primer Secretario del Partido decía: "Hemos avanzado un poco en la gastronomía, un poco en la salud, pero en la recogida de basuras en La Habana, no avanzamos nada".

Bueno, está bien, se retrasaron los camiones que iban a llegar, 70; toda esa historia que existe y que es realidad, pero junto a eso está también el quehacer de la gente, el que vota esto, el que vota lo otro, es todo un programa integrado de accionar, que se está trabajando; se está tomando medidas duras. Tenemos que hacerlo, no llegamos ni al 20% de lo que tenemos que hacer: en disciplina social, en multar al que comete los errores como estos, pero claro, todo esto hay que tratar de llevarlo adelanta en un contexto.

Hay una gran diferencia entre La Habana y el interior. Uno ve las cosas diferentes por ahí. Hay otros métodos: -utilizar recogida de basuras nocturnas. Es más fácil recoger en una ciudad de pocos habitantes, se usan otros métodos, digamos, de tracción animal, pero, en La Habana, estas cosas son más complicadas y ese es un problema que tenemos, vulnerable y además lo hemos dicho muchas veces, eso es estar encima de un volcán, porque cualquier epidemia de estas se nos puede dar. Por eso, eso es una advertencia, eso es una realidad, pero realidad que tenemos que resolver todos.

Están los enfoques estatales. En este sentido existe un número de camiones destinados a dar solución al problema. Ayer, recuerdo que Lage le decía al Ministro de Transporte las necesidad de importar, porque a veces se nos complica los barcos, para traer 3 mil contenedores. Es todo un proceso, pero está encaminado. El mensaje que quiero llevarles son dos: primero, que hay sensibilidad de eso, incluso en el grupo gubernamental de la ciudad de La Habana que está acompañando todo el desarrollo necesario que tiene que tener la capital. Incluso hay instrucciones y orientaciones concretas dadas en relación a esto, para irlo mejorando progresivamente y en segundo lugar, es imprescindible la participación de la comunidad y la toma de medidas de exigencia y de cultura para con la gente, que muchas veces somos nosotros los que propiciamos muchas de estas cosas, de manera indisciplinada...

Hoy yo me reuní con Contino por la mañana, para trazar programas que ayuden a la higienización de las comunidades. Ellos han creado un personaje, "Yeyo", por la televisión, el cual es censurado por sus vecinos, porque atenta contra la higiene. Hubo algún tiempo que no hacíamos nada de eso, dejamos de hacer eso por la televisión. La gente hay que seguir constantemente diciéndole las cosas y tenemos que educar mucho y que en los Comités donde se ha reblandecido un poco el trabajo, de saneamiento, estas cosas hay que reactivarla y no son erogación de divisas, sino es que nosotros tenemos que organizarnos bien para cuidar lo más preciado que es la salud.

Todo el mundo aquí se acuerda de la epidemia del dengue en el año 81, el impacto social, económico, político de una epidemia es grande. En ese sentido tenemos que trabajar y en este lenguaje aquí adentro es como se habla, es como habla el país y es como habla el gobierno. A veces las limitaciones existen, pero estamos priorizando estas cosas.

Pregunta.

Como no. Ya se venía trabajando y esto es una cadena, es un ciclo también, un ciclo de prevención y hay instrucciones dadas, que a veces no se cumplen. El maestro sabe que un niño que tiene pediculosis tiene que indicarlo a sus padres y tratarlo.

Bueno en el 95 fue muy crítica la situación de los medicamentos. Tenemos los medicamentos, aprovechando ahora las vacaciones escolares podemos hacer un corte epideológico de esta transmisión, ya los reportes son que tanto la epidemia de peliculosis como la escabiosis van descendiendo.

Con los médicos de la familia, educación y salud hemos identificado que 15 días antes de la entrada a la escuela revisar a los estudiantes, a los niños que ingresen para ver aquellos que pueden ser portadores tratar de disminuir lo más posible el comienzo de niños infectados en las escuelas, pero sin embargo, esta es una acción de todo el mundo, de la madre, de la maestra, del médico y en esto se viene trabajando.

Espero que este año transitemos mejor, porque además ha mejorado la distribución de jabón, de detergente, y eso puede favorecer el resultado de esta situación.

Pregunta.

A eso le hemos buscado una solución, porque bueno, la gente quiere tener un médico cerca permanentemente sábado, domingo, 24 horas, etc. Nosotros no podemos, hay cosas a las que se pueden llegar, pero hay otras a las que no se pueden llegar.

El médico es un ser humano que tiene que también ir a ver a su mamá, ir al cine, hacer los mandados, tiene los mismos problemas que tiene todo el mundo, etc. y entonces hemos buscado una solución para este asunto, que ya está en la Habana Vieja, en el Cerro, 10 de Octubre, estamos tratando en Arroyo, San Miguel, vamos a empezar en la Habana de Este, Plaza llegará también, es decir, en todos los Municipios del país llevar el sistema de atención de urgencia en la atención primaria, de tal manera, de que exista un punto de urgencia a menos de 10 cuadras de la residencia de cada persona que viva en el Municipio para que en el momento que necesite pueda darse un aerosol o una consulta médica en un punto de urgencia allí, a esa distancia. Hay Municipios como Pinar del Río, Santa Clara, el distrito José Martí de Santiago de Cuba, Holguín comienza ahora, Sancti Spíritus comienza, Baracoa, es decir, lo vamos a desarrollar en los 169 Municipios del país, el sistema de urgencia en la atención primaria.

Esto no sustituye al médico de la familia, el médico de la familia, sigue igual. Nosotros con la permanencia del médico de la familia, es otro problema que la gente de queja, por qué? Primero porque tenemos médicos que no están irresponsablemente, no es la mayoría. Es que el médico también tiene como responsabilidad, ir al terreno, porque hay que ver a la embarazada, hacer terreno. Cuando está en el terreno no está en el consultorio. Tiene la responsabilidad de vigilar el medio ambiente, de ir al hospital si tiene algún caso, entonces, en ese sentido, además a veces tenemos médicos de la familia no residentes, no son especialistas, sino que están haciendo su especialidad y requieren rotaciones médicas por especialidades, porque tienen su plan de estudio y no está, pero que sucede que a veces hay una mala información en la población y la gente no sabe donde está el médico y va allí porque le duele la cabeza y no sabe, dónde está el médico. Allí tiene que haber una información: Estoy en el hospital, el consultorio tal es el que está respondiendo las atenciones que yo tengo que dar.

En ese trabajo todos también estamos enfrascados, en tratar de organizar esto para que la gente entienda también que el médico de la familia tiene que prevenir y promover, no estar esperando nada más que a alguien le duela algo, ese no es el concepto del médico de la familia, tiene que resolver ese problema también, pero sobre todas las cosas, tiene que desarrollar un trabajo de prevención y de promoción en su barrio.

Igual que tenemos ese problema tenemos los barrios, las personas y las circunscripciones que dicen: No, yo sí sé donde está el médico. Incluso, cuando el médico se resbala un poco, defienden su médico, porque eso también está en la relación que hay entre el médico y la comunidad. Son 27 mil médicos distribuidos si hay 4 ó 5 mil que no están muy enamorados de su profesión. Hay médicos nuestros que no lo hemos motivado suficiente en la importancia que tiene esa misión y esa gente quiere ser cirujano y nada más que están pensando en el visturí y en salón de operaciones y subestiman la atención primaria, es decir, que esto es un proceso también que tiene mucho de motivación, de organización, de control, de participación de la comunidad, de ese Consejo Popular organizado con su médico y analizando los problemas y viendo los problemas que tienen, realmente. Tenemos también la situación de que se nos detuvo el desarrollo, la fabricación de consultorios y sencillamente hay lugares donde el médico no reside allí, por lo tanto no hay consultorio, el médico está allí a una hora determinada. Hay lugares que tienen que ir al policlínico y allí está su médico de la familia, porque no ha habido la posibilidad de adaptar un local. Aquí en la ciudad de La Habana preveen construir ahora 211 consultorios con viviendas, el año que viene. Es decir, ya se ha detenido en 5 ó 6 años y no se ha hecho ni uno sólo, sin embargo, les decía yo, que hemos formado en los últimos 5 años de período especial 20 mil médicos que han ido para la calle, a ubicarlos donde haya, donde se pueda. Eso hay que organizarlo un poco mejor. Ahora, el sistema de urgencia a la atención primaria, va a garantizar lo que usted dice: el sábado, el domingo, de la noche de la madrugada, cualquier situación de urgencia, usted va a saber cuál es su punto de urgencia más cercano, que puede estar a 5 ó 6 ó 7 cuadras de su casa y allí va a tener la solución del problema, o va a tener un teléfono donde el hombre va a llamar al policlínico principal de urgencia y va a haber una ambulancia que ya la hay, no es que la va a haber, es que la hay en algunos lugares, que va allí incluso y si su niño tiene una fiebre y necesita verlo un pediatra, va con el pediatra en la ambulancia a vérselo allí al consultorio, es el principio, pero además, va a tener una farmacia allí cerca de ese punto con 23 medicamentos de urgencia que la receta que le dé el médico usted la va a resolver allí. Eso está así ya funcionando en 15 ó 16 Municipios que lo tenemos de pilotaje de manera de ir acercando la solución de los problemas a la comunidad, los problemas básicos, el ABC este, del dolor, el asma, etc.

Pregunta.

El policlínico tiene subordinado un grupo de consultorios. Cada 6 u 8 consultorios tienen lo que le llamamos un grupo básico de trabajo que es un clínico, un pediatra y un médico general integral especialista. Eso es la fórmula de control, el policlínico que tiene su director y su aparato. Eso que tú estás diciendo es una barbaridad, eso no tiene que pasar ni la estructura del sistema lleva eso. Ahí falla la organización de este policlínico que puede haber otros parecidos y de los grupos básicos de trabajo, es decir, son especialistas de obstetricia, de pediatría, de medicina general integral que tienen que conocer dónde están, cuál es la organización del trabajo de 8 ó 10 consultorios. Eso no tiene que pasar, el sistema no está montado para que eso pase.

Pregunta.

Eso tienen que verlo. Eso tienen que verlo allí, yo desde aquí no puedo decirte.

Pregunta.

El Consejo Popular tiene un Presidente y cuando el Consejo Popular se reúne a atender salud, a plantear la salud, están sus delegados. Quiénes integran el Consejo Popular? Los Presidentes de las circunscripciones y los médicos de familia que integran esa circunscripción, entonces, se supone que el control debe ser de salud pública y de la base, para que eso funcione bien, porque realmente tener 27 mil médicos en el país y controlarlos centralizadamente eso no es posible. El control tiene que ser descentralizado, por la vía técnica y por la vía del gobierno. Lo que pasa es que este es un proceso en el que estamos el boom en un programa nuevo de soltar para la calle 20 mil médicos que están en formación, porque muchos de ellos son residentes, el 70% son compañeros que están en un proceso de especialidad. A lo mejor lo que pasó en Bahía ese día es que alguien se le ocurrió decir que iba a dar una conferencia de tuberculosis en el hospital Miguel Enríquez y todo el mundo para allá y dejaron aquello sin médicos, no dudo que eso haya pasado, pero no puede pasar, se dan cuenta, por eso estamos identificando, por eso cuando ya el Chibás tenga su consultorio de urgencia, ya td sabes que si eso se produce, puedes recibir atención allí también hay que buscar la forma de los sábados por la mañana dar la conferencia a los médicos, etc., bueno que ese médico tenga la posibilidad de ir y que tú tengas la posibilidad de recibir tu atención.

Pregunta.

Dos cosas. No sé si digo que la desburocratización del médico de la familia está dentro de los puntos fundamentales que nosotros tenemos, ya hay una resolución ministerial, la 180 que se ha revitalizado y que dice que el médico de la familia lleva 8 cuestiones, 8 programas, 8 vías y la vía estadística, porque llegaba la defensa civil y decía: "usted tiene que tomar la medida de las caretas antigás de la gente suya" y llegaba el otro y decía "usted como es el médico de la familia, las latas que están en los patios tiene que contarla" y cualquiera que llegaba allí le daba una orden y eso no puede ser. Eso lo estamos trabajando también.

Entonces primero, empezamos nosotros a arreglar las cosas de la casa, ya ubicamos que cosa es lo que tiene que hacer. En todas las unidades de saludPública del país hay lo que le llamamos la carpeta metodológica, que es lo que tiene que hacer cada uno. Ya hoy día, porque lo hemos trabajado en el último año; cada persona que trabaja en un lugar determinado sabe lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer. Ya eso es Bohemia vieja. El médico de la familia que hoy se pare y diga: Ahí yo tengo muchos papeles, le puedes decir: tú estas fuera de tono, estas anticuado, no ha llegado, o no te has enterado o no has querido, porque eso sí está claro. No podemos seguir repitiendo y repitiendo la Bohemia vieja, ustedes saben como es esto que ahora el eco sigue.

Almohadilla sanitaria. Ese es otro problema que tenemos nosotros ahora. No sé que tipo de medicina es esa, porque eso es un proceso fisiológico, normal, pero bueno lo tenemos nosotros. Entonces las almohadillas sanitarias es uno de los aspectos, de los artículos más caros que hay en este mundo y este país necesita. Hemos calculado según las mujeres en edad fértil, según el consumo histórico, según ese proceso mensual que se produce trece o catorce veces en el año unos 150 millones de paquetes de 12 Intimas de esas. Son más de un billón y nosotros tenemos 3 fabriquitas en el país: una en Sancti Spíritus, la he visitado, hacen un esfuerzo tremendo, el material lo importamos desde China para meterlo allá adentro. Va a tener que cambiar eso, porque es muy duro. Entonces, el problema es que eso unido a lo que planteaba algún compañero de la distorsión, de la distribución, etc. conlleva a que eso es uno de los problemas críticos que nosotros tenemos. Pero es una realidad y una realidad que ahora en estos momentos nosotros no tenemos solución para eso, Eso es una cosa que nosotros tenemos que estudiar, que variantes se pueden buscar, hemos analizados si importarlas, si buscar una mixta, que es lo que más o menos estamos viendo. Hay varias cosas que estamos viendo de la mixta, eso. Estamos viendo la mixta con los preservativos, en fin con varias cosas que son situaciones que de cierta manera están ligadas al ser humano y a su proceso fisiológico y que alguien tiene que rectorial, eso de las Intimas también nos tocó a nosotros.

Muchas gracias.

Indice de Discursos