Ayuda | Navegar | Buscar | Contáctenos
logo de Infomed
     Home Page
    Navegar el Sitio
     Eventos
    Directorio
    Servicios
    Sistema de Salud
    Sitios de Salud
    Otros Sitios
    Revistas Médicas
    Acerca de Infomed
     Biblioteca Virtual
     Universidad Virtual
    Vigilancia en salud
    Telemedicina
    Recursos en Infomed
    Recursos en Internet
    Libros
    Obras de referencia
    Publicaciones seriadas
 


  


Discursos Pronunciados por el Ministro de Salud Pública de Cuba

CONFERENCIA DEL DR. CARLOS DOTRES, MINISTRO DE SALUD PÚBLICA SOBRE EL SISTEMA DE SALUD EN CUBA EN PEDAGOGÍA ' 97

07/02/97

Querido Comandante en Jefe Fidel Castro

Distinguidas y distinguidos delegados e invitados a Pedagogía 97:

Compañeras y compañeros todos:

Ofrecer una conferencia sobre el Sistema de Salud Cubano en este evento, en esta maravillosa reunión de miles de Educadores, semilla indiscutible en la formación de las generaciones, que constituyen la fuerza principal en pro de la salud de los pueblos, es un alto honor; y hacerlo ante su gestor principal, quien conforma y materializa la etapa de nuestra generación en la voluntad política, que garantiza, a pesar de las dificultades, los logros en salud que hoy disfruta el pueblo cubano es sin dudas, un reto.

No hubiera sido posible sin las luchas de independencia de nuestros mambises, sin las luchas durante los años de la pseudorepública, sin el aporte de tanta sangre generosa por la dignidad y la independencia de Cuba que se conformara un pensamiento social que nos condujera a situar al hombre dentro de las prioridades del quehacer en el país, y en Cuba no hubiera sido posible sin la Revolución y el Socialismo conformar el Sistema de Salud que hoy tenemos: Universal, gratuíto, accesible, al alcance de todos los ciudadanos, sin importar si vive en el campo o la ciudad, si es negro o blanco, mujer u hombre, religioso o ateo, además un Sistema por concepción Internacionalista donde en mas de 60 países ya mas de 25,000 trabajadores de la salud cubanos han compartido sus conocimientos y sacrificios con sus pueblos.

En Cuba la salud, es precisamente una de nuestras conquistas, a pesar del bloqueo que nos afecta, que en este sector tiene un marcado carácter genocida, nosotros consideramos que el principal de los derechos humanos es el derecho a tener salud, como también lo es el derecho a tener educación para todos.

Pudiéramos decir que la salud pública en nuestro país ha vivido dos tiempos:

Uno, antes del triunfo de la Revolución en 1959, donde no existía la salud pública. Todavía, transitando por el área sur de la provincia de Santiago de Cuba, podemos encontrar hoy día como reliquias históricas cementerios. Cementerios de aquella época, que los campesinos que allí vivían crearon, pues bajaban con sus enfermos, niños, o mujeres, o ancianos, a esperar una barcaza con la esperanza de ser transportados a un hospital que quizá existiera y donde quizá vendiendo votos podrían ser atendidos; pues bien, allí descansan los restos de muchos de aquellos que no tuvieron la suerte de acceder a un servicio de salud.

En esa misma época, antes de 1959. Desde momentos tan tempranos, como en el juicio del Moncada, Fidel realizó un profundo y actualizado análisis acerca de la Salud en el País y señaló, cito:

"La sociedad se conmueve ante la noticia del secuestro o el asesinato de una criatura, pero permanece indiferente ante el asesinato en masa que se comete con tantos miles y miles de niños que mueren todos los años por falta de recursos, agonizando entre los estertores del dolor y cuyos ojos inocentes, ya en ellos el brillo de la muerte, parecen mirar hacia lo infinito como pidiendo perdón para el egoísmo humano y que no caiga sobre los hombres la maldición de Dios. Y cuándo un padre de familia trabaja cuatro meses al año, con qué puede comprar ropas y medicina a sus hijos?, a los treinta años no tendrán una pieza sana en la boca, habrán oído diez millones de discursos y morirán al fin de miseria y decepción".

- fin de la cita.

Esta, queridos amigos, era la triste realidad de la Salud Pública Cubana antes de la Revolución, donde existía una Escuela de Medicina, 6 mil médicos mal distribuidos y dedicados fundamentalmente al ejercicio privado, incultura, analfabetismo que no haría posible captar mensajes de salud, menos de 60 años de expectativa de vida, un cuadro sanitario caracterizado por tétanos, difteria, sarampión, tos ferina, poliomielitis, tuberculosis y muchas otras enfermedades que azotaban a nuestro pueblo, cuyos niños morían de gastroenteritis y enfermedades respiratorias como las primeras causas de muerte. Una tasa de mortalidad infantil mayor de 60 x 1000 nacidos vivos e insalubridad total.

Ya durante la lucha armada en la Sierra, la Revolución predicó sobre el Sistema de Salud Cubano, los médicos del Ejército Rebelde atendían gratuitamente a la población rural de esas regiones y se ocupaban del Cuadro de Salud, aunque en difíciles condiciones.

Queridas y queridos profesores:

Como ya les mencioné, el triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959, pone fin a esos duros años en la salud del pueblo y como profundo proceso político social y por una clara voluntad, se traza ya el desarrollo del Sistema Nacional de Salud; no sin dificultades tuvimos que enfrentar, la emigración del 50% de los médicos hacia los Estados Unidos, por lo que nos quedamos sólo con 3,000 médicos, así como, entre otras cosas la carencia de bachilleres para proceder a la formación de los médicos necesarios y los otros profesionales, es entonces donde se destaca un salto cuanti y cualitativo del Sistema de Educación Cubano y comenzamos a acelerar la formación de profesionales de la salud de tal forma que se han materializado hasta nuestros días la formación de 3,000 médicos entonces a 60,000 médicos hoy y de una Escuela de Medicina entonces, a 21 hoy en todo el país, con una política de formación descentralizada de médicos, así como de miles de enfermeras, técnicos, y estomatólogos.

La ley del Servicio Médico Rural, acontecimiento trascendental para la salud cubana garantizó en los primeros años de la Revolución con el pleno apoyo de nuestros galenos la cobertura en salud de los mas desprotegidos, nuestros campesinos, y progresivamente se garantizó la cobertura de prevención, promoción, atención y rehabilitación médica en los campos cubanos.

Paulatinamente se fueron extendiendo las instituciones de salud por todo el país, hoy contamos, además de las 21 Facultades de Medicina con 281 hospitales distribuidos armónicamente, al igual que 442 policlínicos, 190 hogares de ancianos, 168 clínicas estomatológicas, 11 Institutos de Investigación y casi 20,000 consultorios de médicos de familia cuyo plan garantiza que cada cubano cuenta a pocos metros de su vivienda con un médico y enfermera, quienes son el primer contacto con el Sistema de Salud y quienes a través de un plan de prevención y promoción, unido a la atención médica cubren ya el 97,6% de los 11 millones de cubanos; debo decirles que de nuestros médicos de familia 2,289 y otras tantas enfermeras laboran en Instituciones escolares para garantizar la salud integral de alumnos y profesores, con un programa bien concebido de salud escolar y atención médica integral, influyendo en el ambiente saludable de la escuela, en la salud integral de los estudiantes y su vínculo con la familia con una presencia muy técnica en las escuelas de enseñanza especial para niños con trastornos psicomotores, hipoacúsicos, sordos, ciegos y débiles visuales.

Una gran cosa que ha sido fundamental en el proceso de la salud en la Revolución ha sido la participación de toda la comunidad organizada y preparada en las acciones de salud, en las donaciones de sangre voluntarias o en las campañas de vacunación entre muchas otras. Algo grande ha sido el desarrollo paralelo de la educación y de la cultura del pueblo, para el bienestar de la salud ya que entendemos por salud el estado adecuado de bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedad.

Y eso hizo la Revolución, desarrollar la educación, la cultura, el deporte y el bienestar integral del pueblo y eso es salud, lo cual lógicamente favorece el contexto de ese desarrollo basado en las estructuras populares, que después ha venido modificándose, a través de un mecanismo de perfeccionamiento que nos llevó entonces al Médico y la Enfermera de la familia, sistema altamente desarrollado de atención primaria, con una visión no únicamente curativa del médico como pueden tener algunos países desarrollados, sino con la visión de ese médico para promover salud, para prevenir enfermedades, residiendo con su comunidad, donde es reconocido como el guardián de la salud del pueblo, interactuando también con el medio ambiente.

Junto al desarrollo del Programa del Médico y Enfermera de la familia que transitó por diversas formas de atención primaria, se fue desarrollando la red hospitalaria del país y progresivamente se fueron abriendo servicios médicos especializados en cada provincia y la tecnología médica de avanzada en programas de terapias intensivas perinatales, pediátricas y de adultos, programas de cáncer, de trasplantes de órganos, de detección del malformaciones congénitas, entre otros muchos fueron poniéndose cada vez al alcance de todos los cubanos. Cada Facultad de Medicina constituye un fuerte núcleo de Atención Médica e Investigación científica, además de Centros de Docencia Médica en todas las provincias del País.

Siempre a toda esta estructura tecnológica médica la ha venido acompañando el desarrollo de la industria cubana de equipos médicos, la que suministra a nuestro Sistema un gran número de los equipos que necesitamos.

Además debo destacar el desarrollo de la Industria Médico Farmacéutica cubana y la Biotecnología en función de la salud, lo que nos ha permitido cubrir con nuestra propia industria el 80% de las necesidades de medicamentos para nuestro pueblo, así como la producción de anticuerpos monoclonales, medios de diagnóstico y vacunas para prevenir enfermedades fatales como la meningitis meningocóccica tipo B y C, la hepatitis B y la leptospirosis entre otras.

La creación de centros altamente especializados para el tratamiento de enfermedades en ocasiones con técnicas únicas en el mundo, han sido una línea de desarrollo importante en la investigación médica cubana, donde por mencionar sólo algunos, se destacan el Centro de Restauración Neurológica, el Centro Iberoamericano de la tercera edad, el Centro de Retinosis Pigmentaria el de tratamiento de Vitiligo, Psoriasis y Alopecía con técnicas y medicamentos nacionales que hoy se aplican en muchas otras partes del mundo.

Ha constituido un pilar fundamental para la consolidación y desarrollo del Sistema de Salud Cubano, la formación de los recursos humanos, es decir, de decenas de miles de médicos, estomatólogos, otros profesionales y técnicos de la salud, así como, enfermeras y enfermeros que en la estrategia cubana se han formado bajo la dirección del Ministerio de Salud Pública en muy estrecha relación metodológica con los Ministerios de Educación y Educación Superior.

Dentro de los centros conque contamos en el país para la formación de profesionales y técnicos de la salud, se encuentran cuatro Institutos Superiores de Ciencias Médicas, 21 Facultades de Medicina y 4 de Estomatología, así como 52 Institutos Politécnicos de la Salud y de Enfermería que preparan a estos técnicos en 21 diferentes carreras, distribuidos entre las 14 provincias y el Municipio Especial de la Isla de la Juventud.

Todas las unidades de salud adscriptas a estas Facultades poseen programas de postgrados para Maestrías, Diplomados y formación de Especialistas en más de 50 disciplinas médicas; hoy avanzamos en el Programa de la Licenciatura de Enfermería para convertir en universitarios a todas las enfermeras y enfermeros del país y trabajamos así mismo en el año sabático para los médicos. Los Centros de Educación Médica desarrollan un proceso de formación vocacional y orientación profesional, que comienza en edades tempranas con actividades que se realizan en las escuelas primarias y se continúa en la secundaria básica y preuniversitario. El ingreso a estas carreras universitarias o técnicas se basa en un riguroso proceso de selección en que se exigen requisitos académicos, morales y vocacionales.

Nuestras facultades médicas centran su proceso docente educativo en una conceptualización que se materializa en los propios servicios de la salud, basándolo en el principio de estudio - trabajo que vincula la Universidad con las Sociedad.

De esta estrategia educacional en salud, no sólo se han beneficiado decenas de miles de cubanos, sino miles de africanos, asiáticos y latinoamericanos que se han formado junto a nosotros para brindar salud a sus pueblos.

Maestras y Maestros:

El quinquenio del 90 al 95, fue uno de los tiempos más duros para nues tro país, donde el impacto económico sin dudas también está presente en la salud pública; sin embargo, donde todo el mundo subdesarrollado ha ido fracasando progresivamente y sus sistemas de salud, han tenido que aplicar técnicas equivocadas de políticas neoliberales a la salud, de privatizar la salud, de alejar incluso, porque no ha sido más que eso lo que se ha hecho, alejar incluso, las posibilidades de acceso a la salud a las mayorías más pobres; nosotros hemos mantenido nuestros logros, no obstante, ese impacto económico nos afectó de manera importante.

Por otra parte, en el quinquenio del 95 al 2000, en este quinquenio!, el país viene rescatando, viene recuperándose progresivamente del impacto económico y donde hemos podido ir organizando, rediseñando nuestra proyección estratégica siempre basada en el principio de mantener el sistema de salud cubano como un sistema del derecho absoluto, no solamente escrito en la Constitución, sino, sin duda alguna, como un hecho práctico y real en esta etapa de recuperación progresiva económica y teniendo en cuenta que el sistema de salud es subvencionado por la macroeconomía del país.

No pueden mencionarse hechos trascendentales del Sistema Cubano de Salud sin referir los aportes internacionalistas de decenas de médicos, profesionales y técnicos de la salud cubanos que han trabajado en decenas de países, en lugares muy duros donde incluso no quieren a veces trabajar los propios médicos de estos países, la atención en Cuba de miles de personas a través de planes internacionales de Servicios Médicos donde debe mencionarse la atención de 14,000 niños procedentes de las áreas de Chernobyl que han sido atendidos en nuestro país en los últimos 6 años en un programa integral de atención médica y rehabilitación de su salud.

En la etapa actual por duros que han sido las condiciones, mantenemos la conquista de la salud, no se ha cerrado un hospital ni un centro de salud, no hemos cerrado las universidades y se han continuado graduando un promedio de 3,500 médicos por año así como miles de otros técnicos, enfermeras y enfermeros y nuestras escuelas no han sido fábricas de desempleados. Cada trabajador de la salud tiene garantizado el trabajo en nuestras unidades.

Tenemos muy claras nuestras estrategias y programas para garantizar la salud y la calidad de vida del pueblo en condiciones de un criminal bloqueo recrudecido.

Continuamos priorizando y perfeccionando el Sistema del Médico y Enfermera de la Familia, la vitalidad hospitalaria, la tecnología médica de punta, el programa de medicamentos al que hemos incluído la homeopatía y la medicina natural y tradicional con un énfasis científico, trabajamos duro en todos los aspectos de la salud y en programas donde nos hemos propuesto, mejorar cada vez los indicadores de salud del pueblo.

Un ejemplo de ello es el desarrollo permanente del programa materno-infantil en Cuba, Programa al que se le ofrece una atención esmerada, mejorando cada vez los indicadores de Mortalidad Infantil de mas de 60 fallecidos por mil nacidos vivos antes de 1959, como habíamos comentado a 7,9 en el pasado año 1996, el mas bajo de la historia de Cuba, de América Latina y en general del mundo sub - desarrollado e incluso de algunos países desarrollados; quiero decirles que es 16 por 1,000 nacidos vivos la mortalidad infantil de Washington, Capital de Estados Unidos y es 7.9 la de Ciudad de la Habana, capital de la República de Cuba - aún bloqueados, tenemos en nuestra capital, mejor indicador que los bloqueadores-

La Mortalidad Materna, que antes de la Revolución presentaba un indicador estimado por encima de 12,5 por 10,000, hoy presenta una tasa de 2,4.

La ley Helms-Burton busca también impactar en la salud de manera criminal. La política norteamericana hacia Cuba en el sector de la salud es genocida y hay múltiples experiencias de las cuales hemos hablado otras veces y hoy no queremos disertar sobre eso en esta ocasión de aspectos específicos en los cuales el bloqueo nos ha limitado de la adquisición de recursos para salvar vidas o incluso de anestésicos para operar recién nacidos. Sin embargo, tenemos bien identificadas las estrategias y los programas en los que el país y su Sistema de Salud deben trabajar duro para mantener y mejorar los indicadores de salud del pueblo, para resistir y estar preparados para cualquier contingencia en tiempo de paz o incluso de cualquier otra alternativa y defender esta sagrada conquista de la Revolución y el Socialismo en nuestro país, en un mundo donde según el último informe de la OMS sobre la SALUD EN EL MUNDO plantea entre otras que ...

... 17 millones de personas mueren en el mundo por enfermedades infecciosas, en su mayoría niños pequeños.

... las enfermedades diarréicas, trasmitidas principalmente por agua o alimentos contaminados matan a casi 3 millones de niños pequeños cada año.

... Al menos 350 millones de personas son portadores crónicos del virus de la hepatitis B.

... La mitad de la población mundial carece de acceso regular a los medicamentos esenciales mas necesarios.

... La mortalidad en menos de 5 años, se cifró como promedio mundial en 81,7 x 1000 nacidos vivos, pero en 155,5 en las naciones menos adelantadas.

... Las enfermedades infecciosas adquiridas en los hospitales constituyen un problema enorme en todo el mundo y provocan en Estados Unidos solamente 70,000 muertes al año.

... La tuberculosis cada año mata a 3 millones de personas e infecta a otros 9 millones.

Estos, entre otros datos que muestran la crisis de salud mundial, sobre todo en las cada vez mas grandes mayorías que no tienen acceso a los Servicios.

Compañeras y compañeros todos...

Cuba bloqueada ha construido y ha compartido un Sistema de Salud por una férrea voluntad y que se ha constituido en una conquista irrenunciable que defendemos como a nuestra dignidad e independencia porque a ellas está ligada.

Esta lucha nos permite hoy situarnos dentro de los países de vanguardia en los indicadores de salud,

  • 1 médico por cada 184 habitantes.
  • 6 camas hospitalarias por cada 1,000 habitantes
  • 97,6% de la población cubierta por médico y enfermera de familia.
  • 7,9 por 1,000 nacidos vivos de mortalidad infantil. (Entre las 25 mejores del mundo).
  • 2,4 por 10,000 nacidos vivos de mortalidad materna.
  • 95% de las embarazadas captadas en el 1er. Trimestre y con atención especializada en 11 ocasiones por cada embarazo, con un 99,9% de partos institucionales por personal especializado.
  • 10,6 por 1,000 nacidos vivos de mortalidad en menores de 5 años. (Entre los 27 mejores del mundo).
  • El 100% de los niños cubiertos por 11 enfermedades prevenibles por vacunas.
  • Erradicada del país la difteria, el tétanos del recién nacido e infantil, sarampión, paludismo, poliomielitis, entre otras enfermedades.
  • Disminuidas a cifras de países desarrollados la mortalidad por diarreas.
  • Perspectivas de vida de 75 años; el cubano que llega a 60 años vive 19 años mas y el que arriba a 80 años, vive 8 años mas.
  • Se reducen enfermedades como la T.B. y la leptospirosis y mantenemos libres de cólera y denge hemorrágico entre otras enfermedades al país.
  • Aunque vivimos como pobres, morimos como ricos, ya que nuestras primeras causas de muerte son el infarto, los accidentes vasculares, cáncer y otras enfermedades de países desarrollados por las cuales trabajamos también en programas puntuales de alto desarrollo, para reducir los indicadores de mortalidad infantil.

Distinguidas y distinguidos delegados e invitados:

Ante este análisis permítanme, con mucha modestia hacer un reconocimiento especial, a nuestro maestro en todas estas acciones sociales y en particular de la salud de los cubanos, quien siempre ha estado junto a su Sistema de Salud como gestor y con su presencia física y moral, apoyando e indicando en cada momento; a nuestro Comandante invencible, al compañero Fidel.

Junto a ello, para terminar deseo destacar el papel jugado por el fuerte Sistema de Educación de Cuba, que facilita que nuestros maestros y profesores quienes forman a niños y jóvenes cada día con dedicación, amor y con mucho patriotismo para que muchos de ellos sean nuestros médicos, profesionales y técnicos de la salud; vaya pues en este evento grandioso de la pedagogía un reconocimiento a nuestros compatriotas de Educación y a nuestros huéspedes maestros y profesores que de seguro no se han sentido extranjeros en esta tierra nuestro abrazo,

Muchas gracias;

 

Indice de Discursos