Ayuda | Navegar | Buscar | Contáctenos
logo de Infomed
     Home Page
    Navegar el Sitio
     Eventos
    Directorio
    Servicios
    Sistema de Salud
    Sitios de Salud
    Otros Sitios
    Revistas Médicas
    Acerca de Infomed
     Biblioteca Virtual
     Universidad Virtual
    Vigilancia en salud
    Telemedicina
    Recursos en Infomed
    Recursos en Internet
    Libros
    Obras de referencia
    Publicaciones seriadas
 


  


Discursos Pronunciados por el Ministro de Salud Pública de Cuba

SALUD Y POBLACION EN CUBA

Dr. Carlos Dotres Martínez

MINISTRO DE SALUD PÚBLICA DE LA REPÚBLICA DE CUBA

11/7/96

En correspondencia con los acuerdos de la Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en junio de 1992, Cuba ha apoyado el principio de satisfacer las necesidades sociales y económicas de una manera que no comprometa la disponibilidad a largo plazo de los recursos, ni la viabilidad de los ecosistemas de que dependemos tanto nosotros como las generaciones futuras.

Lograr el desarrollo sostenible es la opción para enfrentar los efectos nocivos de la contaminación ambiental, la degradación y sobrexplotación de los recursos naturales, lo que requiere que la actividad económica y social no afecte o degrade la salud y el medio ambiente.

Para alcanzar ese desarrollo, los programas económicos y sociales que se llevan a cabo en el país tienen incorporadas la dimensión ambiental con el objetivo no sólo de satisfacer las necesidades básicas del presente, sino también de las futuras generaciones. Este principio se fundamenta en primer lugar en la equidad y en segundo en la satisfación de las necesidades básicas de cada uno de los ciudadanos, en cuanto a alimentación, salud y educación.

En este evento podríamos hablar de importantes aspectos del Medio Ambiente, en nuestro país, como son las estrategias seguidas y las acciones para la protección de la atmósfera, de las restricciones en el combustible y la energía que han afectado nuestras capacidades nacionales para una agricultura sostenible, de nuestras iniciativas

para atenuar sus efectos, del sistema de vigilancia ambiental, del desarrollo y conservación de los recursos hídricos y de tantos otros temas que tienen conexión entre el Medio Ambiente y salud, sin embargo, hoy es el Día Mundial de la Población y no hay nada tan vinculado al Medio Ambiente como la población y sus necesidades de atención a la salud.

Cuba es un país pequeño de alrededor de 11.0 millones de habitantes, con un ritmo de crecimiento poblacional que ha estado en los últimos años por debajo del uno por ciento anual (0,61). Esta tasa de crecimiento está entre las más bajas reportadas para América Latina, siendo sólo mayor la de Uruguay (0,55).

El ritmo de crecimiento de la población por debajo de uno tendrá un resultado palpable en las próximas dos décadas, o sea, en los inicios del siglo XXI, pues aún las proyecciones más optimistas indican que alrededor del año 2020, el número de habitantes comenzará a disminuir.

La pirámide de población cubana, que aún era joven al comienzo de la década de 1970, pasó en un proceso acelerado a una estructura envejecida, que se estima tendrá un excesivo 'monto' de población en los grupos 50 a 64 años para los años 20 del ya cercano siglo XXI.

La natalidad, como uno de los componentes principales en la evolución de la población cubana, ha sido el factor que ha determinado este tipo de estructura demográfica.

Los índices que miden el nivel de la fecundidad cubana se encuentran entre los más bajos de la Región, muy similar a la de los países europeos y otros de alto desarrollo económico y social, en particular la reproducción de la población cubana se encuentra por debajo del nivel de reemplazo desde principios de los años ochenta y no se prevé su recuperación.

Importantes características han surgido como resultado del descenso sostenido de la fecundidad. Las mujeres de más de 30 años disminuyeron drásticamente su fecundidad y por otro lado se produjo un incremento de la población más joven, lo que hizo que aumentara el peso relativo de los nacimientos entre las adolescentes.

Las transformaciones políticas y sociales en el país condujeron a una elevación del nivel educacional, una mayor equidad social para la mujer, junto a acciones específicas para el mejoramiento de la salud, éstas son las bases que determinaron el acelerado cambio de estos indicadores. Aunque nunca el tamaño de la población fue objetivo en el programa de desarrollo del país.

La mortalidad cubana es uno de los componentes con menor incidencia en los cambios de la estructura de la población, pero también ha contribuido al envejecimiento debido a los considerables aumentos de la esperanza de vida.

La mortalidad general que era elevada al inicio de siglo, comenzó su reducción paulatina y se mantuvo por muchos años alrededor de 6 defunciones por cada 1000 habitantes. Como consecuencia del proceso de envejecimiento de la población, este indicador refleja un aumento constante que alcanzó 7.1 defunciones por cada mil habitantes en 1995, lo cual ha contribuido a la reducción del crecimiento natural.

La migración externa constituye uno de los componentes del crecimiento demográfico de mayor complejidad a causa de su fuerte condicionamiento político-económico. En la actualidad existe y debe mantenerse un saldo migratorio exterior negativo.

En relación a migración interna, antes del triunfo de la Revolución se manifestaron corrientes migratorias rural-urbana, que tuvieron su reflejo en la creación de barrios marginales en las principales ciudades del país, en especial la capital.

La voluntad política del Estado cubano para mejorar las condiciones de la población, tuvieron impacto en la migración interna, la construcción de pequeños poblados con todas las condiciones de urbanización, la expansión de los servicios de salud y educación, propiciaron no sólo la acelerada urbanización, sino la creación de condiciones sociales acorde con los patrones urbanos.

Los cambios sociales y demográficos han determinado un acelerado proceso de urbanización que ha alcanzado más de un 75 por ciento y una densidad media de la población en el país de 99.2 habitantes por km2 en 1995.

Cuba lleva varios años en la fase final de la transición demográfica. En casi todos los países europeos donde se produjo la transición demográfica que culminó con el envejecimiento de la población, el mismo se logró en un lapso de tiempo prolongado, sin embargo, en Cuba este proceso ha sido acelerado.

La esperanza de vida al nacimiento en el quinquenio 1950-1955, estaba por debajo de Uruguay y Puerto Rico en América Latina, así como de todos los países desarrollados. Debido al mejoramiento de las condiciones de salud de la población, las estimaciones para el período 1990-1995, sitúa a Cuba por encima de la mayoría de los países Latino Americanos y a niveles similares o cercanos a la de algunos países desarrollados.

Un cambio radical de la estructura por edad de la población en pocos años, ha hecho del envejecimiento uno de los principales problemas demográficos que el país debe atender en los próximos años. El proceso de envejecimien to en Cuba, se refleja en que el número de personas de 60 y más años ha crecido considerablemente, llegando a 1,4 millones de habitantes en 1995, aproximadamente el 13 por ciento de la población y no sólo se ha comportado como un aumento de la cantidad absoluta y relativa de los ancianos, sino que ha aumentado tambien ostensiblemente la cantidad de años que han de vivir éstos al arribar a la tercera edad. La espectativa de vida geriátrica o espectativa de vida a los 60 años, en nuestro país, ha aumentado sensiblemente: en 1950 ésta era de 15,5 años y en menos de 40 años se elevó a 20,5 años. Los actuales niveles de envejecimiento de la población anciana son comparables con los más altos del mundo; especialmente es destacable la espectativa de vida geríatrica de los hombres cubanos, la cual excede los 19,5 años. Esto testimonia el aumento de la longevidad de nuestra población lo que representa a la vez un avance y un reto para su atención.

Este bosquejo sobre nuestra situación demográfica nos hace recapitular sobre que papel ha jugado y debe seguir jugando el sector Salud, para garantizar el completo estado de bienestar físico y social de la población.

Cuba, situada en el Continente Americano, a 90 millas del imperialismo norteamericano; sometida a criminal e injusto bloqueo desde hace 40 años, muestra al mundo que los principios del sistema de salud por su carácter estatal y social de la medicina; la accesibilidad y gratuidad de los servicios; la orientación profiláctica; la aplicación adecuada de la ciencia y la técnica, la participación de la población y la colaboración internacional son relevantes para el bienestar de la población.

En este contexto creo necesario reconocer cómo la cooperación internacional, especialmente en el campo de la Salud, brindada por OMS/OPS, UNICEF, UNFPA, . ha sido fundamental, y nuestros logros pueden ser considerados como logros también de estas organizaciones, las cuales pueden con el ejemplo de Cuba mostrar como sus metas son asequibles cuando los recursos que brindan se ponen en función de lograr el bienestar del pueblo.

Al pensar en salud y los éxitos alcanzados, nuestra presencia aquí hoy es un reconocimiento de la necesidad del cambio para hacer frente a nuevos desafíos que vienen presentándose en los determinantes de salud en el contexto macroeconómico y social en el cual estamos insertos.

Desde el triunfo de la Revolución se dió inicio a la REFORMA SECTORIAL EN SALUD, pero más que un hecho puntual o aislado ha sido un proceso de constante cambio y perfeccionamiento, sustentado en acciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de la población.

Uno de los principios de la reforma actual del sector salud es HACER MAS EFICIENTE EL SISTEMA DE SALUD, prestando especial cuidado y atención a estrategias básicas tales como:

  • El fortalecimiento de la Atención Primaria de Salud, con énfasis en el perfeccionamiento del programa de trabajo del médico y las enfermera de la familia.
  • La revitalización de la Red Hospitalaria
  • La revitalización y desarrollo del Programa de medicamentos y el de Medicina Tradicional y Natural.
  • El rescate de Programas priorizados de Alta Tecnología Cubana.
  • Otras área priorizadas como: Estomatología, la Asistencia Social, el Transporte Sanitario, las Ópticos y las Farmacias.

También lograr la atención priorizada, mantener y avanzar en cuatro programas básicos para el bienestar de la población como:

  • El Programa de Atención a la mujer y al niño.
  • El Programa del Enfermedades Crónicas No Transmisibles.
  • El Programa de Enfermedades Transmisibles.
  • El Programa de Atención al Adulto Mayor.

Es necesario recordar que el proceso de reforma del sector se desarrolla con tres acciones básicas y con un enfoque dialéctico de mas revolución y socialismo en nuestro Sistema Nacional de Salud.

  1. - La consolidación de los logros alcanzados.
  2. - Las medidas requeridas para potenciar y continuar el desarrollo sostenible de la salud;
  3. - La modernización necesaria del Sistema Nacional de Salud.

Todo esto en el marco de las estrategias trazadas y bajo los principios de la descentralización, la inter-sectorialidad y la participación comunitaria, tomando como base el perfeccionamiento de los cuatro programas básicos, nosotros daremos seguimiento a los acuerdos del CAIRO (CIPD) de 1994, que fueron aprobados por nuestra Delegación y es interes de nuestro Gobierno implementar.

Los 4 Programas priorizados, tienen un rol importantísimo en todo esto que hemos venido hablando, por lo que aunque en esta ocasión especial, deseamos poner énfasis en dos de ellos, no podemos perder de vista que conforman un todo estructurado armónica e integralmente:

La delegación cubana apoyó El Plan de Acción del Cairo porque estamos totalmente de acuerdo con que toda persona tiene derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. Principio éste que esta presente en nuestra Constitución. La LEY DE LA SALUD PUBLICA define las acciones para garantizar este principio cuando señala que la protección de la salud será siempre una responsabilidad del Estado Cubano, el que velará y mantendrá las condiciones necesarias para el desarrollo y bienestar de la población. No habrá privatización, ni fines de lucro con la salud de nuestro pueblo.

La obra de la Revolución demuestra que un gobierno consciente y responsable por la salud de sus ciudadanos puede hacer avanzar el desarrollo humano.La eliminación de las desigualdades sociales y la lucha por lograr igualdad sin discriminación de sexo, raza o creencia ha estado presente en nuestras acciones desde que triunfó nuestro proceso revolucionario.

Otros aspectos tratados en el Cairo son coherentes con los principios básicos de Nuestra Revolución. Así, para mejorar la salud y la calidad de vida de nuestro pueblo se requiere entregar a las personas y las comunidades, organizadas en los Consejos Populares por la Salud, la capacidad de actuar por su propia salud y lograr la concertación de todas las voluntades políticas, institucionales y sociales para llevar a cabo el cambio necesario, bajo la conducción metodológica del Sistema Nacional de Salud con énfasis en la Atención Primaria de salud y con la gran movilización y participación comunitaria. Para ello es necesario detectar las lagunas e insufiencias existentes, trazar un plan de acción coordinado e implementarlo, a fin de resolver las mismas.

Este ha tenido innegables logros, algunos de los cuales tienen relación estrecha con una política nacional de potenciar el papel de la mujer y eliminar su discriminación.

El enfoque de Salud Materno Infantil nos permitió alcanzar extraordinarios éxitos en las principales componentes de la Salud Reproductiva, no obstante; en la actualidad debemos mantener los logros obtenidos e integrar en este concepto áreas de riesgo que nos permitan perfeccionar nuestra atención en esta esfera.

La Salud Reproductiva, comprendidas la Planificación Familiar y a la Salud Sexual, es una prioridad del Sistema de Salud cubano. Algunas premisas básicas de la nueva concepción de SALUD REPRODUCTIVA Y SEXUAL, se sientan en principios que son pilares de nuestra Revolución, como es la Educación. Los logros en este campo eliminaron totalmente la discriminación de la mujer, las que exhiben niveles educacionales iguales e incluso superiores a los varones. En nuestras difíciles condiciones económicas no se ha cerrado una escuela y toda la población tiene acceso a ella de forma gratuita.

El acceso a la Atención Médica de todos los ciudadanos ha sido una de nuestras primeras conquistas. Valorando las metas establecidas en el Cairo para lograr "SALUD REPRODUCTIVA PARA TODOS EN EL AÑO 2015". debemos reconocer que Cuba ya ha alcanzado esas metas, pero estamos comprometidos a mantener y si es posible mejorar esos indicadores, a pesar de las adversas circunstancias económicas que vive el país, condiciones estas que pudieran hacer peligrar algunos de estos logros.

La primera de las tres acciones básicas de reforma del sector Salud antes enunciado, nos indica que en este caso los esfuerzos deben ser redoblados para consolidar los niveles alcanzados y proponernos nuevas metas a alcanzar. Además de las metas vinculadas a los indicadores, en el Programa Materno-Infantil, debemos enfatizar en otros aspectos relacionados con la atención de la SALUD REPRODUCTIVA Y SEXUAL, tanto en la atención primaria, donde el Médico y Enfermera de la Familia juegan un papel fundamental, como en la atención hospitalaria, donde se brindan servicios garantizados a nuestra población. Estos aspectos son:

PLANIFICACIÓN FAMILIAR

CUIDADO MATERNO INFANTIL Y OBSTÉTRICO

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE INFECCIONES DEL TRACTUS GENITAL

ACCESO A SERVICIOS DE CALIDAD DEL ABORTO

Nuestra sociedad siempre ha priorizado a la Juventud, la Salud Reproductiva y Sexual de los Adolescentes, constituye uno de los elementos relevantes en nuestro nuevo enfoque y ya hemos comenzado a implementar programas para dar una atención priorizada a este importante grupo.

Para terminar, quiero referirme al Programa de ATENCION AL ADULTO MAYOR, como respuesta de nuestro Sector al envejecimiento de la población. Este Programa es para nuestro Sistema de primera prioridad, dada su y la rapidez conque aconteció este fenómeno, necesitó de todo un vuelco de su sistema de prioridades en política de salud para permitir enfrentar la nueva situación creada, que por demás comienza a tener su climax, cuando la nación enfrenta sus peores condiciones socioeconómicas en los últimos treinta años.

Las condiciones de atención de salud y de asistencia y seguridad social logradas por nuestro país para toda la población han sido reconocidas como quiméricas para muchos de los países en desarrollo y para algunos desarrollados.

Podemos decir que este grupo constituye un componente de alta suceptibilidad al desarrollo de enfermedades, en especial problemas relacionados con tumores malignos del sistema reproductor , con la menopausia y el climaterio, aspectos estos que forman parte del actual concepto de que hablamos.

En el inicio de la década de los 90, el Sistema de Salud, habida cuenta de los cambios demográficos señalados y el cuadro epidemiológico nacional, debe hacer un reajuste en su proyección de trabajo, donde se introduce con una fuerza mayor la lucha contra las enfermedades crónicas no trasmisibles y la búsqueda de mejores respuestas a las necesidades de salud de la población anciana, en momentos como ya señalamos, en que el bloqueo a que estamos sometidos repercute en aspectos tan sensibles como la alimentación y los medicamentos.

Amigos y amigas:

Haber expresado en esta conferencia aspectos de salud y población en Cuba, es haber tratado de reflejar nuestra realidad y nuestros aciertos, así como tambien nuestros problemas. La influencia del proceso de la Revolución Cubana en estos conceptos demográficos en los cuales todos hemos paprticipado y que ustedes discutiran en este evento, serán el marco propicio para reflexionar y tambien por qué no, para identificar otras vías del desarrollo en estos interesantes temas de la Salud y la Población en Cuba.

Muchas gracias;

Indice de Discursos