Al Día, Noticias de Salud

La vacuna contra la COVID-19 de Moderna genera respuesta inmune

System Messages

La compañía estadounidense Moderna ha presentado nuevos resultados de su vacuna de ARN mensajero (ARNm) contra la COVID-19. Los responsables han señalado que produce anticuerpos neutralizantes en el 80 % de los participantes.

vacuna COVIDSegún publica el New England Journal  of Medicine, la vacuna ha demostrado inmunogenicidad, es decir, que desencadena una respuesta inmune en los participantes. Desde la compañía definen los datos obtenidos en esta fase 1 de “alentadores”. Señalan que actualmente ya tienen reclutados a todos los participantes de fase 2 y que esperan poder comenzar con la fase 3 a finales del mes de julio.

 

Respuesta inmune

En esta primera fase del ensayo se han probado tres dosis de la vacuna: 25 μg, 100 μg y 250 μg. Los 45 participantes inscritos recibieron la primera dosis, pero tres de ellos no recibieron la segunda; se incluye uno del grupo de 25 μg, que registró urticaria en ambas piernas cinco días después de la vacunación. Dos de ellos tampoco pudieron recibirla por sospecha de haber desarrollado COVID-19 y tener que someterse al período de aislamiento. Todos los participantes asistieron a las visitas médicas programadas.

Tras la primera vacunación, los niveles de anticuerpos IgG  aumentaron rápidamente en todos los participantes. Las respuestas de anticuerpos específicos fueron similares en la primera y segunda dosis, con niveles similares en las dosis de 100 μg y 250 μg.

En cuanto a las respuestas neutralizantes, ningún participante las registró antes de recibir la vacuna. Después de la primera administración, menos de la mitad de los participantes registraron esta respuesta. Sin embargo, después de la segunda dosis, todos los participantes desencadenaron este tipo de respuesta en mayor o menor medida. El grupo que recibió las dosis de 25 μg fue el que obtuvo respuestas más débiles, mientras que en los grupos de 100 y 250 μg se registraron datos similares. Una vez recibidas las dos dosis, un 80 por ciento de los participantes habían desarrollado anticuerpos neutralizantes.

En cuanto a la respuesta inmunitaria de las células T, las dosis de 25 y 100 μg provocaron respuesta inmunitaria de este tipo. Después de la segunda vacunación los participantes registraron una respuesta de células T CD4 sesgadas en Th1 sin una elevación significativa de las respuestas de células T CD4 sesgadas en Th2.

Perfil de seguridad

Ninguno de los participantes en esta primera fase del ensayo ha registrado eventos adversos graves y no se cumplieron las reglas de detención de ensayos previamente especificadas. Tal y como se comentaba anteriormente, uno de los voluntarios presentó urticaria transitoria, que se relacionó con la administración de la primera dosis.

Una vez recibida la primera dosis, 5 participantes (33 por ciento) de 25 μg informaron de eventos adversos sistémicos solicitados. Otros 10 en el grupo de 100 μg (67 por ciento) y 8 en el de 250 μg (53 por ciento). Los eventos adversos fueron más comunes después de la segunda vacunación; tres de los pacientes del grupo de 250 μg (21 por ciento) informaron de uno o más eventos graves.

Algunos de los participantes recibieron dosis, con más frecuencia cuanto más alta era la dosis, siendo uno de los casos considerado como grave (39,6º). Los eventos adversos locales que aparecieron fueron casi todos leves o moderados, y el dolor en la zona de inyección fue común. Entre los efectos más registrados se encuentran fatiga, escalofríos, dolor de cabeza y mialgia.

julio 15/2020 (Gaceta Médica)